Un homenaje al destacado intelectual cubano Roberto Fernando Retamar lo constituye el libro Buena suerte viviendo. Mensajes a un poeta (Ediciones Matanzas, 2016), donde se reúnen conmovedores y lúcidos textos que, en ocasión de su cumpleaños 85, le fueran enviados por importantes personalidades de Cuba y el mundo, amigos todos.

Buena suerte viviendo. Homenaje a Retamar

El volumen, con guardas confeccionadas a partir de la obra de Umberto Peña, quien se sumó así al homenaje, tiene epílogo del propio Retamar, en tanto el prólogo y la selección estuvo a cargo de su hija Laidi Fernandez de Juan quien, en secreto, junto a varios familiares y amigos, solicitó a conocidos de su padre el envío de los mensajes de felicitación antes de que este cumpliera sus 85 años, el 9 de junio de 2015, los cuales le entregó ese día a manera de folleto. Luego fueron asumidos por Ediciones Matanzas para ser publicados.

“Al arribar yo a una numerosa edad —recuerda el propio Retamar en el epílogo—, mi hija Laidi tuvo la peregrina idea de obsequiarme no un par de calzoncillos a rayas o un pomo de colonia catalana, sino un cuaderno hecho con mensajes provenientes de muchos amigos y amigas a lo largo del mundo. Me fue entregado al amanecer del día de mi cumpleaños, y recibí entonces una gratísima sorpresa, que sigo recibiendo. Cuantos recuerdos me han traído estas cálidas páginas: de amistades de larga data y de amistades recientes, de colegas escritores, de exalumnos, de compañeros de trabajo, de quienes comparten más de una categoría. He ido, emocionado, de un ámbito a otro, de una generación a otra, de un país a otro. Es como volver a experimentar el largo tiempo que me ha correspondido.”

Buena suerte viviendo... será dado a conocer oficialmente, como parte de la Feria Internacional del Libro Cuba 2017, el 17 de febrero, a las 11:00 p.m., en la Casa de las Américas, en la capital cubana. Las palabras de presentación estarán a cargo de la escritora Laidi Fernández de Juan.

El libro recoge un centenar de mensajes de poetas, novelistas, ensayistas, historiadores, críticos de arte, músicos y personalidades de otros campos del saber que a partir de sucintas pero certeras valoraciones de sus aportes a la cultura, a la sociedad, a su tiempo, o mediante anécdotas de múltiples tonos, y evocadoras de diversas épocas de su vida; develan en su conjunto la gran dimensión intelectual y humana de Roberto Fernández Retamar.

Entre los mensajes que se hallan en estas páginas se hallan los de Frei Betto, Silvio Rodríguez, Eusebio Leal, Elena Poniatowska, Atilio Borón, Desiderio Navarro, Ambrosio Fornet, Eduardo Heras León, Graziella Pogolotti, Pablo Armando Fernández, Reynaldo González, Luisa Campuzano, Miguel Barnet, Jesús Barquet, Sergio García Zamora, Vicente Battista, Liliana Heker, Nelson Herrera Ysla, Margaret Randall, Juan Villoro, Keith Ellis y Osvaldo Doimeadiós, entre otros.

Frei Betto expresa en su texto: “¡Toda a América te ama, Roberto!” y añade: “Con tu gorra ontológica, tu barbita sabia, tu voz de tenor y tu sonrisa de niño, haces de tu poesía la voz de todos nosotros, los latinoamericanos y caribeños que no tenemos el don de expresarnos con tanto arte. Y de gritar a los cielos que la liberación no nace de las armas, sino que nace del amor”.

Mientras, Ambrosio Fornet reconoce que: “No pocos de los conceptos, las imágenes, los argumentos, la cosmovisión que predominó en nuestra actividad crítica durante los tiempos fundacionales de la Revolución fueron surgiendo o reconfigurándose, a la sombra de su poesía y su prosa, gracias a la desafiante propuesta que Retamar fue instaurando en el espacio cultural cubano de esos años”.

Según Miguel Barnet, Retamar “ha sido un paradigma, tanto en el ensayo, como en la poesía”, en tanto “su conducta ética es y será ejemplo a seguir”.  Daniel Viglietti lo considera un trabajador incansable, con su pluma como brújula para todos, y Reynaldo Gonzalez asegura que él siempre fue “el poeta que razonaba tanto como soñaba”.

Abel Prieto, uno de sus tantos alumnos en la Facultad de Letras de la Universidad de La Habana, manifiesta que a través de sus clases muchos “llegamos a Martí, al Che, a una visión entrelazada, liberadora, de la Poesía y de la Historia, y a través de tu obra fuimos más allá por esos caminos y por otros.

Por su parte, Graziella Pogolotti, le manifestó que, “cuando nos rodean tantas incertidumbres, creo que tu obra resulta más necesaria que nunca en la íntima dimensión de tu poesía, en tu relectura de Martí, en tu modo de centrar la perspectiva en el lado de acá del planeta”.


Por:Norge Céspedes