Toda la narrativa y la poesía del escritor cubano de origen estadounidense Calvert Casey (Baltimore, 1924 – Roma, 1969) son reunidas en el volumen Homecoming, que con selección, estudio introductorio y notas de Jamila Medina Ríos, se presentará próximamente por Ediciones Matanzas.

Homecoming. Calvert Casey

Homecoming está conformado por las secciones “Narrativa” y “Poesía”, en las que, por cierto, se incluyen algunos textos en versión bilingüe, español e inglés, concebidos originalmente por el autor en ese último idioma.

El volumen incluye, además del ya mencionado estudio introductorio de Jamila Medina, una cronología y una bibliografía, así como, detalle curioso, dos cartas astrales: la que le hizo al autor el compositor y musicólogo cubano Natalio Galán, publicada en 1971 en la revista Alacrán azul, y otra realizada especialmente para Homecoming por el poeta uruguayo Diego Ponce.

En la sección de “Narrativa”, se recogen las noveletas Los paseantes (1941), Notas de un simulador (1969) y “Piazza Margana” (único capítulo conocido de su novela inconclusa Gianni Gianni), así como los catorce cuentos escritos por este autor, según se considera hasta este momento.

Los cuentos son: “El paseo” (“The walk”), “El regreso”, “En el Potosí”, “Mi tía Leocadia, el amor y el Paleolítico Inferior”, “El sol”, “El amorcito”, “Los visitantes”, “La dicha”, “La ejecución”, “Amor: el río Almendares, ahora en su edad madura, tiene 12 millones de años”, “In partenza”, “Adiós, y gracias por todo”, “En la avenida” y “Polacca brillante”.

En el caso de la narración breve “The Walk”, la versión en español es del propio Calvert Casey, y “Piazza Margana” cuenta con traducción del ibérico Vicente Molina Foix.

Homecoming contiene asimismo los poemas de Calvert Casey: “En San Isidro”, “Meditación junto a Caballería”, “Pote de sopa Rhoda en cabo Cod” (“Chowder-bowl Rhoda at Cape Cod”), “Y este delicado equilibrio” (“And this Delicate Balance”) y “A un viandante de mil novecientos sesenta y cinco”.

El escritor cubano Edelmis Anoceto tradujo los poemas “And this Delicate Balance” y “Chowder-Bowl Rhoda at Cape Cod”, cuyos originales inéditos fueron publicados por primera vez en 2012, tras ser transcritos directamente de la correspondencia de Casey. De esto se deduce que estos poemas son dados a conocer también por primera vez en español.

A pesar de ser exigua, la obra de este autor, calificada de transgenérica por muchos estudiosos, se considera clave en el panorama literario cubano durante los años sesenta del pasado siglo, si bien posteriormente resultó preterida, apenas publicada ni estudiada en la Isla, hecho motivado esencialmente por la salida del país del escritor.

Jamila Medina ha destacado entre quienes han mostrado interés por su rescate, al punto de dedicarle un libro de ensayos, Difuminaciones de Calvert Casey, y promover la reedición en Cuba de Memorias de una Isla, con ensayos de ese autor, y de sus cuentos completos en Buenos Aires.

En el estudio introductorio con que presenta a Homecoming, Jamila reflexiona sobre peculiaridades del quehacer literario de este escritor: “Vista sin prisa (en sus capas de sentido literal, alegórico y anagógico), la escritura de Casey denota sus amoríos con la Isla y su obsesa (totalizadora en ínfulas: vertical y horizontal, mas estructuralmente fragmentaria) observación de lo(s) proscrito(s) y de otras coyunturas: cloacas, cementerios, lupanares; y esclavos, emigrantes, chulos, meretrices, infieles, delirantes, prófugos, mendigos, vagabundos; tanto como regímenes e imaginarios de “clase”, emociones o instantes ambivalentes, que no están hechos de una sola pieza: Colonia-República-Revolución, infierno-paraíso, amor-odio, vida-muerte.”

“No extrañe, pues, que las dominantes que lo atraviesen (en cuerpo y corpus), como transverberaciones, sean: el ansia de trascender (quebrantar) los moldes de todo lo estatuido (estilos, tendencias y géneros más que literarios, lenguas, fronteras, “realidad”, materialidad, identidad…); y la perenne tensión entre la pulsión de goce (entreverada con la vitalidad y el Eros) y la pulsión destructiva (salto al vacío, pathos desbordado, excesos, locura, abandono, muerte en fin…), engarzada a una ambición de inmortalidad que apela con frecuencia a lo intertextual, incorporando sedienta pero sutilmente fuentes bíblicas, musicales, míticas, históricas, literarias y paraliterarias (diarios, biografías…) en pos de asegurar sus fines.”


Por: Norge Céspedes