De parte de nadie (Ediciones Matanzas, 2016), antología poética personal de María Elena Blanco (La Habana, 1947), fue puesta a disposición del público en la ciudad de Matanzas, con la presencia de la autora, quien reside en la actualidad entre Viena y Chile.

La presentación se realizó en la tertulia Café Mezclado, que, conducida por el escritor y promotor cultural Alfredo Zaldívar, se realizó en el pasado noviembre en la jornada cultural que, en torno al Premio Literario José Jacinto Milanés, organiza anualmente el comité de la Uneac en la provincia de Matanzas.

De parte de María Elena Blanco

Al referirse a De parte de nadie, María Elena Blanco señaló que en el título de la selección podían percibirse resonancias claves para tratar de precisar, o al menos atisbar, muchas de las búsquedas, de los presupuestos que han marcado, que han impulsado, y pulsado, su importante quehacer poético.

“Lo que está diciendo el título de este libro alude a un sujeto que ha sido borrado de su lugar material, de su historia, y que de alguna manera se recompone y reivindica en el sujeto virtual y en el lugar virtual de la escritura”, precisó la poeta.

La antología, con prólogo del ya mencionado Zaldívar, incluye textos de sus cuadernos Posesión por pérdida (1990), Alquímica memoria (2001), Mitologuías. Homenaje a Matta (2001), danubiomediterráneo/mittelmeerdonan (2005), El amor incontable (2008) y Sobresalto al vacío (2015).

El volumen, de más de 200 páginas, cierra con una reveladora sección de “Aproximaciones críticas”, donde se reúnen valoraciones sobre el quehacer poético de María Elena Blanco, con la firma de Raúl Zurita, José Prats Sariol, Jorge Antonio Pérez y Antonio Daganzo.

En la contracubierta del libro, se han colocado breves fragmentos de los criterios de estos autores. Zurita, por ejemplo, afirma que la poesía de esta autora recorre múltiples escenarios, “que son tanto físicos como mentales, donde la nostalgia, la historia, la cultura, las lenguas, se entrecruzan cancelando sus fronteras”.

Poeta, ensayista, traductora, profesora y crítica literaria, María Elena Blanco cursó estudios en La Habana (Instituto Edison), Nueva York (Hunter College, New York University y New School for Social Research) y París (Université de Paris-Sorbonne y École Pratique des Hautes Études).

Ha publicado los poemarios: Posesión por pérdida (Libra, Santiago de Chile y Barro, Sevilla, 1990); Corazón sobre la tierra/tierra en los Ojos (Vigía, Matanzas, 1998); Alquímica memoria (Betania, Madrid, 2001); Mitologuías. Homenaje a Matta (Betania, Madrid, 2001); Vestal Myths / Solstice Fires (Labyrinth, Viena, 2001); Felix Austria / Reality Fireworks (Labyrinth, Viena, 2004);  danubiomediterráneo/mittelmeerdonau (Labyrinth, Viena, 2005); Wilde Lohe. Gedichte 1985-2005 (en traducción al alemán) (Wieser, Klagenfurt, 2007); El amor incontable (Vitrubio, Madrid, 2008); Havanity/Habanidad. Antología poética bilingüe (Baquiana, Miami, 2010); Escrito en lenguas (Verbo(des)nudo, Santiago de Chile, 2015); y Sobresalto al vacío (MAGO, Santiago de Chile, 2015). Es autora del volumen Asedios al texto literario (Betania, Madrid, 1999) y de numerosos ensayos publicados en revistas de Europa, América Latina y Estados Unidos.

Desde 1983 trabaja como traductora para distintas sedes de las Naciones Unidas y de 2001 a 2007 fue jefa de la Sección de Traducción al Español de la Oficina de las Naciones Unidas en Viena (Austria). Su poesía ha sido incluida en numerosas antologías y traducida al alemán, francés, inglés, italiano y otros idiomas. Es traductora de Charles Baudelaire y de los poetas austríacos Marie-Thérèse Kerschbaumer y Gerhard Kofler, entre otros.

En la tertulia Café Mezclado, que tuvo lugar en la casa de la Uneac en la ciudad de Matanzas, también participó como invitado especial Eduardo Labarca, reconocido periodista y escritor chileno, compañero de vida de María Elena Blanco.

También estuvo presente la escritora Elaine Vilar Madruga, quien leyó algunos de sus poemas, y se contó con la actuación de los relevantes trovadores matanceros Lien y Rey.


Por: Norge Céspedes