Por: Norge Céspedes

Vigía, conocida casa editora de producciones manufacturadas, tendrá una destacada participación en la Feria del Libro Matanzas 2018, que se llevará a cabo en esta ciudad occidental cubana, del 5 al 10 de marzo.

En la sede de esa editorial matancera se desarrollarán, todas las tardes, presentaciones de sus novedades literarias, las cuales también se darán a conocer en el Museo Palacio de Junco, la Casa de la Memoria Escénica y la sala infantil La flauta de chocolate (en la Biblioteca Gener y Del Monte).

Vigía pondrá a disposición de los lectores los títulos de poesía Ejes, de José Kozer; Cuando la justicia se sentía en casa, de Margaret Randall; Smart text edition (plaquette), de Edel Morales; Gravitaciones, de Daniel Díaz Mantilla; Subsuelos, de Leymen Pérez; y la antología Jovellanos: Calle 13.

Desde Vigía se divisa la Feria del Libro

Este sello editorial también propone Historia antigua (narrativa), de Aida Bahr; Ágora. Escenas de Argos Teatro (ensayo), de Omar Valiño; Cuerdas del aire (literatura infantil), de Bárbara Cruz y Patricia Rodríguez; y un nuevo número de La Revista del Vigía.

El diseño de estas nuevas producciones ha estado a cargo de creadores visuales de diversas generaciones, entre ellos Marialva Ríos (actual diseñadora principal de esa editorial), Sigfredo Ariel, Johann Enrique Trujillo, Adrián Milián, Elizabeth Valero y Ulises Guerra.

Como parte de esta Feria, Vigía organizará, en la galería Pedro Esquerré, una exposición de Libros-Arte, de creadores que han estado vinculados a esta editorial, y un concurso de diseño de ejemplares únicos en el que podrán participar artistas menores de 35 años.

Otra interesante iniciativa de esta casa editora será un taller con niños, a cargo de Marialva Ríos, para la confección manual de libros, a la manera de Vigía.

Fundada en 1985, Ediciones Vigía se caracteriza por producciones totalmente manufacturadas, esgrafiadas, confeccionadas con papeles de desecho, materiales rústicos, iluminadas a mano y en tiradas de doscientos ejemplares.

Es tan peculiar el diálogo entre texto y diseño gráfico, que sus libros se convierten en verdaderos objetos de arte codiciados por instituciones públicas o coleccionistas privados del mundo.