El segundo día de la 26 Feria Internacional del Libro de La Habana, del presente año, sorprendió al actor titiritero y director artístico Rubén Darío Salazar, líder del Teatro de Las Estaciones, de Matanzas, al serle entregada la Distinción a la Humildad Dora Alonso. Este es un galardón que desde 2010, año del centenario de la querida escritora, concede la Editorial Gente Nueva a personalidades e instituciones de Cuba y el mundo con una labor reconocida a favor de la infancia.

Rubén Darío Salazar con Dora Alonso

Un bello cisne confeccionado en la técnica del Origami  por la familia Ajuria, es el trofeo que avala la Distinción, símbolo de la transformación de El patito feo, de Andersen, cuento muy apreciado por la propia Dora Alonso, al percibir en esa historia similitudes con su propia niñez.

Seguidamente, en el salón de La Cabaña que lleva el nombre de la poeta, dramaturga y narradora, creadora de Pelusín del Monte, y ante un nutrido auditorio, el grupo titiritero yumurino interpretó fragmentos del espectáculo Una niña con alas, tercera puesta en escena que ese conjunto dedica a la obra literaria para niños y niñas de la Alonso.


Promoción