En la Línea Zaguera. Poesía de Hugo Hodelín Santana

En la Línea Zaguera

Haber estado en la línea zaguera
te dará
un toque de dignidad
un toque de distinción
te podrá colocar
a la sombra de las mujeres
haber escupido sangre
y estar vivote pone en la punta
haber recibido palos
sin ser masoquista
te pone en alerta
y cuando pasen los golpes
el cuerpo y la mente avanzan
la vista se agudiza
verás a todos esos héroes de cartón y plastilina
a todos esos triunfadores
y sabrás que no son mejores que tú
eso te permite avanzar
ganar unos pasos
incluso cuando las rachas de viento
sean más fuertes
estarás curado
estarás listo para decirle
a una mujer lo que piensas
estarás listo para ver correr los toros
para leer realmente un libro
y si el cielo se vuelve azul
por esas cosas
no te sorprenderá
catarás el aguardiente
en toda su dimensión
y las mujeres se darán cuenta de ello
y podrás caminar
cuando las luces de la ciudad se desnudan
cuando todo sea polvo y herrumbre
cuando todo agonice
y los cigarrillos tendrán
ese olor a hierba húmeda
y el paladar estará seco
y entonces correrás como una locomotora
tus motores tendrán más aceites
y no temblarás
cuando los autos giren
y verás los pasos en toda su identidad
y te podrás acostar en el centro de un parque
hasta que el silencio murmure
podrás caminar sin demora
sin importante lo justo
o lo injusto
tendrás la despedida
el exergo
la palabra justa
verás que esos tipos que duermen en los portales son eternos
y podrás oír la voz de los fuertes estarás preparado
para reconocer el orgullo en el rostro del anciano
el valor de los derrotados
entonces sí estarás listo
para esperar
para besar y contemplar
para ascender calles arriba
para ver en las caderas de las meseras
el encanto de sus movimientos
fuera de los salones de espera
fuera de las historias clínicas
fuera de las mesas de autopsia
fuera del vendaval
fuera de las carteras llenas de billetes
fuera de los estómagos vacíos
fuera del perro atropellado al lado de la acera
y nada te sorprenderá
pues has vivido
todos los momentos en la zaga
y estarás conforme y listo
hasta que nos llegue la hora.

.............................................................................................

A fin de cuentas

Puede que todo se haya ido al carajo
puede que todo haya sido
una pérdida de tiempo
pero eran mis palabras
eran mis versos
era mi alcohol
y mis cigarrillos
era
aunque no lo creas
eran mis mujeres
y era también mi soledad
y esa lágrima
en medio de la calle.

.............................................................................................

Batalla

Dios es el comandante en jefe
Cristo su lugarteniente general.

En esta batalla
donde Dios es el Comandante en Jefe
y Cristo su lugarteniente general.

estoy solo.

.............................................................................................

Sobre una lata

Para Frank Ernesto Hodelín Arango

Patea la lata
muchacho
patea la lata
mira que el mundo está hecho
de niños que patean latas

si puedes haz tus golpes
y también tus trampas

patea la lata muchacho
patea la lata

mira que la ciudad se ha vuelto un susurro
y no hay otra cosa que hacer.

.............................................................................................

El Tiempo

El tiempo está ahí
estuvo antes
y estará después que tú
estaba con los presidentes
y las bandas militares
en el árbol y la cosecha
en la balanza de la verdad
acusante a ciegas
cual perverso asesino
se robará los diamantes
y el anillo
se robará las verduras y la carretilla
se robará la vida
el iracundo ladrón universal
fino y terco
como lo conozco
no renunciará
le es prohibido descansar
y te irás tú
y me iré yo
y se irán los ministros y las secretarias
los bomberos
y hasta la posta de pollo.
Si te asomas a la ventana
te dará en la cara y creerás que has vivido
pero todo no es más que una aventura
ríe o llora
a él no le importa
ríe o llora
es lo mismo
igual te sacará la lengua y se burlará
hasta terminar su trabajo.

.............................................................................................

Hugo Hodelín Santana