Digdora AlonsoEl 21 de agosto de nuevo se reunirán los poetas de la ciudad, los amigos de la Casa de las Letras, la gente del barrio, todos cuantos le quisieron y respetaron desde su poesía y el aula, para homenajear a Digdora Alonso en el aniversario 89 de su natalicio. Hasta su fallecimiento en el 2007, esta poeta, ensayista y profesora desarrolló una intensísima labor en la cultura matancera.

Digdora destacó como gran pedagoga transgresora y por ello mismo no siempre comprendida, como su singular poesía, por la que Dulce María Loynaz llegó a ubicarla “entre las tres o cuatro mujeres que escriben versos en Cuba y hacen bien en escribirlos”. Inolvidables sus textos Casi invisible al atardecer (Ediciones Matanzas, 1984), En las márgenes del diario (Ediciones Matanzas, 1987), Como ángel cierto (Ediciones Unión, 1988),Yo, mi desconocida (Ediciones Unión, 1988) y Bajo el hongo (Ediciones Matanzas, 2001), que finalista en el Premio Casa de las Américas, en 1971; Contemplaciones (Ediciones Unión, 2004) Anaquel, (Ediciones Matanzas, 2004); Constelación de la paloma (Reina del mar editores, Cienfuegos, 2006); la antología poética Pájaro y Luna (Ediciones Matanzas, 2006) y sus únicos poemarios escritos para niños, publicados en esta edición póstumamente Vanessa anda por ahí y Danny y el viento,  (Ediciones Matanzas, 2009).

Por ello, este 21 de agosto la Casa de las Letras Digdora Alonso, sede de Ediciones Matanzas, su casa, el espacio de todos los escritores matanceros, hará de su recuerdo un momento grato, un intervalo para la alegría y el verso compartido.


Por: Maylan Alvarez