Jose Manuel EspinoEl colombino José Manuel Espino Ortega está considerado por la crítica especializada como uno de los más importantes escritores de literatura infantil y juvenil del país, aval que le viene dado por la calidad y diversidad de sus numerosos libros publicados.

Este original creador de “tierra adentro”, al estilo de los también matanceros Dora Alonso y Aramís Quintero, reconoce que ambos han influido en su obra, aunque su dedicación a esta rama de la literatura, confiesa, se la debe a su madre, Caridad Ortega, quien descubrió tempranamente en él la posibilidad de poder escribir para el público más joven.

QUIENES MÁS INFLUYERON EN SU OBRA

“Dora Alonso influyó en mí de manera especial, pues ella tiene que ver precisamente con una zona de mi escritura para los niños más pequeños, con la poesía más inocente, más fresca, mucho más comunicativa.

 “Quintero, a su vez, tiene que ver con una zona de mi poesía, cuando escribo para adolescentes y jóvenes, busco una perfección formal en la que existen otros tipos de preocupaciones; estilísticamente es más difícil y complicado, es ahí donde él influye en mi obra.”— Por cierto, Espino, el libro titulado El cochero Azul, de Dora Alonso, ¿significó algo especial para ti?

— Bueno, tanto que en una edición de la Feria Internacional del Libro en La Cabaña, propuse, y se aceptó, un evento, que denominé El cochero azul, el cual reunió a destacados escritores de la literatura infantil y que de manera itinerante estuvo presente con gran aceptación en los municipios de Matanzas, Cárdenas y Colón, y que esperamos retomar en el año 2010.

“De Dora Alonso puedo agregar que coincidimos en el evento Leer el cuento, en 1988, organizado por la Casa Central de las FAR, donde di a conocer El cuento azul, con referencia al de la obra de ella y, para mi sorpresa y alegría, lo elogió. Ese cuento luego formó parte del libro que titulé Magia blanca.

— Antes de decidirte por la literatura, ¿estuviste influenciado en alguna medida por autores famosos, como Jonathan Swift, los hermanos Grimm, o quizás, Christian Andersen?

— La lectura de sus libros y de otros autores clásicos no me resultaron indiferentes, pero no llegaron a influir en mi obra como tal. Yo más bien me interesaba por los clásicos de literatura para adultos, como la poesía de Federico García Lorca, Eliseo Diego u Onelio Jorge Cardoso, entre otros.

BARCO DE SUEÑOS, SU PRIMER LIBRO

“Precisamente, mi primer libro, Barco de sueños, premio en 1989, un poemario bastante diverso para niños, con temas afectivos, estaba inspirado en figuras de la literatura de esos dos grandes autores cubanos.”

— ¿Desde cuándo estuviste interesado en la lectura infantil y cómo te vinculaste después a la actividad cultural colombina?

— Cuando estudiaba en la Secundaria Básica José Martí, de Colón, donde tuve el apoyo de una bibliotecaria escolar, Barbarita, quien me motivó para la lectura de obras de corte infantil y juvenil. Luego, cuando laboraba como economista en el Complejo Agroindustrial (CAI) René Fraga Moreno y en el Banco Popular de Ahorro, ya participaba desde los años 80 en los talleres literarios, donde pude iniciar el desarrollo de mi talento.”

— De tus libros publicados y premiados, ¿cuáles te produjeron mayor placer?

— Los cinco libros laureados en el Concurso La Edad de Oro y publicados por la editorial Gente Nueva, como fueron el poemario Laberinto, El libro de nunca jamás, la obra de teatro Chico, un homenaje al cine mudo, y el de poesía Alí Babá y sus 40 ilusiones.

“También mereció premio la obra teatral, Verde que te quiero verde, inspirada en la de Lorca, un homenaje a los hermanos Camejo, los primeros titiriteros cubanos, la cual saldrá a la luz dentro de dos años; pero todos, sin excepción, me resultaron gratificantes.”

OTROS GALARDONES TAMBIÉN LE COMPLACEN

Además, obtuvo otro galardón en el evento nacional Hermanos Loinaz, convocado en Pinar del Río, con un libro que mucho aprecia, El próximo circo, una zona de corte infantil, a su entender bastante descuidada y que le retrotrae a su infancia en Colón.

Y como si resultara poco, también fue premiado con su obra poética para adultos, Rantés vive en la otra puerta, en la cual el personaje visita a Matanzas y su argumento está inspirado en el filme Hombre mirando al sudoeste, un clásico latinoamericano.

— ¿Pudieras adelantar algo de tus planes futuros de creación literaria?

— Próximamente la editorial Gente Nueva editará El libro del bosque encantado, con una hermosa litografía a todo color, que refleja ese mundo mágico de los seres mitológicos.

“También concebí un libro para niños de preescolar, previsto para su publicación en 2009, con el título Cantos de gallos, en cuya elaboración mucho disfruté. Es hora de que salga ya un decimario para adultos, Palabras en la arena, mi homenaje al poeta Gastón Baquero y que tiene el sabor de la décima, cuyo ejercicio se ha perdido bastante en la literatura infantil.”

Con sus sueños de fantasías, este “niño grande” que pervive en él, ha sido merecedor de la Distinción Por la Cultura Cubana y otras condecoraciones.


Por: Reynaldo González Villalonga