Por: Norge Céspedes

“He querido preservar las voces de mi tiempo, de personas trascendentes en nuestro país, cuyas experiencias en diversos campos culturales constituyen un legado que no puede perderse, que debe ser recogido y escuchado, ahora y siempre”, dijo el periodista y editor Mario Cremata Ferrán, autor del libro de entrevistas La voluntad de prevalecer, dado a conocer este miércoles en la tertulia Al sur de mi garganta, que tiene lugar cada mes en la casa de la poetisa Carilda Oliver Labra, en la Calzada de Tirry 81, en la ciudad de Matanzas.

Mario Cremata Ferrán: “He querido preservar las voces de mi tiempo”

Publicado por Ediciones Boloña en 2017, La voluntad de prevalecer reúne entrevistas a 18 personalidades de la cultura cubana contemporánea: Alicia Alonso, Fina García Marruz, la propia Carilda Oliver, Rosita Fornés, Zoila Lapique, Graziella Pogolotti, Adelaida de Juan, Beatriz Maggi, Araceli García-Carranza, Ambrosio Fornet, Roberto Segre, Salomón Gadles Mikowsky, Harold Gramatges, Alfredo Guevara, Roberto Fernández Retamar, monseñor Carlos Manuel de Céspedes, Ricardo Alarcón y Eusebio Leal.

“La vida de todos ellos ha sido una vida de sacrificios, concentrados en su quehacer, con la voluntad de que este prevalezca, trascienda, aporte a su tiempo, y yo me propuse dejar testimonio de ese esfuerzo, y esto desde sus propias voces, con sus más mínimos matices personales, que quien leyese más que leer se sintiese frente a frente con ellos, conversando en vivo, en persona, con ellos”, comentó el autor.

La poeta, quien no pudo hallarse presente en la tertulia por estarse recuperando de una reciente enfermedad, hizo llegar al autor su agradecimiento por ser una de las incluidas en este libro, cuyas palabras de presentación en esta oportunidad estuvieron a cargo del destacado periodista y escritor Ciro Bianchi Ross.

Bianchi afirmó que “La voluntad de prevalecer es un libro que indudablemente trasciende, por lo que revela —al punto que muchos de estos testimonios adquieren la condición de testamentos culturales—, y además porque es delicioso de leer, debido a su propia dramaturgia, a la dinámica de las preguntas, y por tener una perspectiva que resulta de interés y es asequible a todo tipo de lectores”.

Tras hacer un recorrido por algunos referentes en la evolución en la Isla de la entrevista, “género que sigue siendo subvalorado a pesar de la fascinación que siempre despierta”, Bianchi señaló asimismo que en este caso destaca “la habilidad con que el periodista logra, a través de sus preguntas, imbricar a sus entrevistados en la Historia y a la vez abrir camino hacia sus espacios más íntimos”.

Bianchi se mostró impresionado por el hecho de que el joven periodista hubiese logrado concertar entrevistas con estas importantes personalidades, en lo que quizás, además de la persistencia, especuló, tuvo mucho que ver la propia preparación que les demostró a estos el autor, quien resulta evidente “no se presentó ante ellos a tirar piedras, como a menudo suele ocurrir incorrectamente en medio de la premura periodística, sino a buscar, desde el conocimiento de sus entrevistados, revelaciones distintas, desde nuevos enfoques, trascendentes”.

Mario Cremata Ferrán comentó algunos momentos relacionados con el proceso de realización de las entrevistas, como el caso de Fina García Marruz, quien a lo largo de su existencia ha sido reacia a abrirse de esta manera, pero quizás cansada de tanta insistencia a pesar de sus negativas, acabó aceptando, “para de una vez acabar de salir de mí”, comentó riendo el autor.

Cremata no pudo dejar de referirse a la entrevista realizada a Carilda, que logró por casualidad, en mayo de 2009, cuando ella, por error, arribó como dos horas antes al lugar, en La Habana, donde iban a hacerle un reconocimiento. “Yo también llegué temprano y entonces, al verla allí esperando, haciendo tiempo, aproveché la oportunidad y la abordé”, asegura el periodista.

También hizo referencia a un suceso que había comentado la intelectual cubana Luz Merino en la presentación de este libro en la Universidad de La Habana: “Ella dijo que se lo había prestado a una vecina, una mujer de 66 años, cuentapropista, con una cafetería, quien inicialmente no mostró interés por el mismo pero después se lo llevó y tras beberse sus páginas le hizo prácticamente un informe de lectura, y dijo que le había gustado en particular apreciar otras facetas de muchas personalidades públicas, en especial se refirió a Ricardo Alarcón, quien dijo la había sorprendido por esas otras miradas de su vida”.

Mario precisó asimismo que las dieciocho entrevistas de La voluntad de prevalecer no las concibió para ser reunidas en un libro sino que sencillamente durante una década, entre los años 2006 y 2016, fueron publicadas la mayoría en el periódico Juventud Rebelde, y otro grupo menor en la revista Opus Habana.

Mario Cremata Ferrán (La Habana, 1986) es periodista, investigador y profesor adjunto de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. En la actualidad integra el equipo de redacción de la revista Opus Habana y es el director de Ediciones Boloña.

Como ya es habitual, el pianista Franco Rivero Bueno interpretó varias piezas en la tertulia Al Sur de mi garganta, auspiciada por Carilda Oliver Labra y por su esposo el también poeta y promotor cultural Raidel Hernández. La próxima tertulia rendirá homenaje al intelectual cubano Salvador Bueno.