Por: Norge Céspedes

“Escribir un libro sobre el cuerpo humano es añadir una gota de agua en el océano, son incontables los textos (desde anatómicos hasta ensayísticos) que lo toman como referente, pero así y todo resulta indudable que siempre queda algo de él que nos resulta revelador”, afirmó la escritora y periodista matancera Maylan Álvarez, mientras se refería a su más reciente cuaderno de versos,  Otras lecturas del cuerpo (Ediciones La luz, Holguín, 2016).

Maylan Álvarez: “El cuerpo siempre tiene algo que decirnos”

“El cuerpo siempre tiene algo que decirnos, es un espacio muy rico, y único, donde cada cual puede ser, y en él, desde él, se goza del libre albedrío para la complacencia, la autoflagelación, para cubrir de tatuajes o esmaltar las uñas con el  color de moda”, añadió Maylan.

Presentado en la reciente Feria del Libro, Cuba 2017, y ganador de la Beca de Creación Dador 2013, Otras lecturas del cuerpo está dividido internamente en tres partes: “cabeza”, “tronco” y “extremidades”, en las que la autora presenta un acercamiento sincero, contemporáneo, y desde múltiples perspectivas, al cuerpo femenino.

“No soy cada poema —especifica Maylan—. Por detrás se escuchan los ecos de otras mujeres que piensan en su material cuerpo como una maquinaria siempre a punto de estallar. Es una visión plural, sobre todo de los contornos femeninos y siempre, siempre importa en cada ¿poema? la relación cuerpo-mente, como una simbiosis absolutamente inseparable. Me interesan los estados de ánimo que llevan al cuerpo a cumplimentar determinadas poses, determinados automandamientos, que mucho tienen que ver con el cómo te ves frente al espejo en tu desnudez más plena (la física y la mental).”

La escritora advierte sobre la errónea categoría de “libro erótico” que algunos lectores han querido etiquetarle, y señala asimismo que si en esas páginas “el lenguaje puede llegar a ser procaz en algunos momentos, va más allá de lo soez, o por lo menos pretende convocar sin pacaterías aparentes a que se perciba el cuerpo sin más ni más, que se acepte en la tranquilidad de sus reverberaciones menstruales,  en la cotidianidad del aseo diario en las mañanas, en la simpleza de hacer del cuerpo leyendo una revista de deportes”.

Maylan Álvarez es autora de los poemarios Naufragios del San Andrés (2012) y Tratados de la mala hierba (2014), del libro de narrativa infantil El mundo de Marcos (2015), así como de los volúmenes testimoniales 12 creadores entrevistos. Coordenadas de arte y literatura (2011) y La callada molienda (2013). Ha merecido, entre otros, los premios Calendario, Digdora Alonso, Paco Mir, Memoria y la Beca de Creación Dador.