Varias novedades relacionadas con la obra de Carilda Oliver Labra fueron dadas a conocer durante la celebración cumpleaños 94 de la emblemática escritora cubana, en una peña cultural llevada a cabo en su propio hogar, en la Calzada de Tirry 81, en su natal ciudad de Matanzas.

Fueron mostrados los primeros ejemplares del libro-album Una historia del deseo, recién acabado de imprimir por la Editorial Gente Nueva, con diecisiete poemas de Carilda dedicados a Pinocho, e igual cantidad de ilustraciones del pintor  matancero Roberto Braulio.

Carilda Novedades

De este título, cuando se hallaba en preparación, la poeta había dicho a Mar Desnudo: “Es mi Pinocho, el Pinocho que yo sentí, el que quise ver”, “...intuyo también que este libro aparece como una especie de simbolismo en mi vida. Quizás sea el último libro que vaya a escribir, el punto final. Hay algo además. Es un regreso a la infancia, a los orígenes”.

En el cumpleaños de Carilda, celebrado este 6 de julio, su esposo, el poeta Raidel Hernández, anunció que la editorial Ácana se halla preparando una selección de poemas de la autora, la cual debe concluirse este año.

También se conoció que el poema “Canto a Fidel” había sido grabado en la voz de Carilda para ser incluido en un disco, que con el mismo nombre acaba de producir la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM), para conmemorar los noventa años del líder cubano.

Según declaraciones a la prensa de Pedro Pablo Cruz, director de Arte y Repertorio de la EGREM, en el fonograma se incluyen poemas de Miguel Barnet y Pablo Neruda, composiciones como La prisión y El Necio, de Silvio Rodríguez, y Canción por la unidad latinoamericana, de Pablo Milanés.

El disco será presentado por la EGREM este viernes 12 de agosto, a las 3:00 p.m., en el Salón de Mayo, del Pabellón Cuba, en La Habana.

Carilda Oliver Labra, 94 añosCarilda Oliver Labra escribió su “Canto a Fidel” en marzo de 1957 y posteriormente se lo hizo llegar al líder rebelde, alzado en las montañas cubanas, en lucha decisiva contra el gobierno de Fulgencio Batista.

Precisamente de Fidel recibió ella una grata sorpresa al llegar a sus 94 años, puesto que le envió una felicitación, transmitida por Mario Sabines, vicepresidente de la Asamblea del Poder Popular en la provincia de Matanzas.

Fidel también le hizo llegar dos obsequios: una postal de felicitación y el libro Zona Roja. La experiencia cubana del ébola, del escritor y periodista Enrique Ubieta, donde se reúnen testimonios de los médicos cubanos que participaron en la lucha contra esa enfermedad en África.

Carilda agradeció este gesto de Fidel, a quien recordó en la época en que ambos habían coincidido en sus estudios en la Universidad de La Habana, hecho que ella calificó como “momento de gloria, de gracia divina”. “Aquel joven que conocí, con el que conversé, sería la salvación de Cuba; sería el hombre que haría despertar a Cuba para siempre”, dijo.

A la celebración de este cumpleaños de Carilda asistieron autoridades políticas y administrativas, representantes de instituciones culturales, escritores, artistas, periodistas y, no podían faltar, numerosos lectores devotos de sus creaciones literarias, lo mismo una vecina, ama de casa, que un chofer o un abogado.

Miguel Barnet, presidente de la Uneac, también envió a Carilda un mensaje de felicitación, así como un ramo de flores, cuya entrega estuvo a cargo de Alberto García, presidente del Comité Provincial de la Uneac.

García declaró a este sitio que “Carilda es un auténtico símbolo de las letras, de la cultura cubana” y se mostró complacido por el satisfactorio restablecimiento que ella ha tenido, después de que el pasado 31 de diciembre se fracturara el fémur por una caída en su casa. “Es una mujer sumamente fuerte, es increíble; y qué lucidez”, manifestó García.

Graduada en Derecho en la Universidad de La Habana, Carilda Oliver Labra (Matanzas, 1922) es una de las voces más trascendentes de la poesía Hispanoamericana. Autora de una vasta producción literaria, ha merecido importantes reconocimientos como el Premio Nacional de Literatura (1997), Premio Internacional José Vasconcelos (México, 2000) y Premio Rafael Alberti (España, 2009).


Por: Norge Céspedes

Foto: Rigoberto Rodríguez Pérez