Más de cien piezas de arte africano tradicional forman parte del nuevo donativo que el pintor, grabador y coleccionista cubano Lorenzo Padilla Díaz, residente desde hace décadas en París, ha hecho llegar al Museo de Arte de Matanzas (MAM).

De carácter utilitario y religioso, confeccionadas sobre todo con madera, textiles, metal y fibras naturales, las obras incluyen postes funerarios, fetiches, máscaras, armamentos, vestuarios y sombreros, entre otros objetos.Según informó Diana Oraida González Alonso, directora del museo matancero, las piezas, que se encuentran en buen estado de conservación, provienen de diversas etnias de países como Nigeria, Liberia y Mali.

Lorenz Padilla

“La donación, que incluye además catálogos, revistas y libros de arte africano, ha arribado hace poco y ahora nos hallamos registrándola; pensamos que ya en la primera mitad del próximo año podría exponerse al público”, comentó la directora.

“Esta nueva contribución de Padilla se une a las 379 piezas que ya nos había hecho llegar anteriormente, las cuales forman parte de la Colección de Arte Africano de nuestra institución, a la que el artista también entregó una valiosa donación de grabados y carteles europeos.”

Nacido en la ciudad de Matanzas el un 18 de septiembre de 1931, Lorenzo Padilla Díaz se graduó como profesor de Pintura y Dibujo en la Academia de Arte de Alberto Tarascó en 1957, y poco después ganó una beca del Museo del Prado, de Madrid. Posteriormente, en 1961, se estableció en París.

Fundado el 19 de mayo de 1998, el Museo de Arte de Matanzas cuenta en la actualidad con un total de 2 421 piezas, entre las que se incluyen las creaciones africanas, así como colecciones de arte internacional, cubano y matancero.

La instalación posee tres espacios expositivos, en donde cada año se realizan varias exposiciones transitorias. En estos momentos, se encuentra abierta una muestra muy importante: “Madre África”, la cual agrupa treinta piezas que, pertenecientes fundamentalmente a etnias de Mali, Congo, Nigeria, Camerún y Gabón, no habían sido mostradas al público en su mayoría.

La directora del museo matancero dio a conocer también otra significativa noticia: ha sido designado un nuevo local para la institución, que en su sede actual no podía cumplir a cabalidad con sus funciones, específicamente por la falta de espacio.

“Se trata de una edificación colonial ubicada en la calle Medio, colindante con la casa de los artesanos; pero nuestra traslado hacia allá todavía demora, supongo que se trata de algo a mediano plazo, puesto que el lugar debe ser reparado, para lo cual se hicieron contactos con inversionistas del Fondo Cubano de Bienes Culturales”, dijo González Alonso.


Por: Norge Céspedes