De la gran poeta rusa Olécia Nikolaéva (Moscú, 1955) es el libro Escrito en alta voz, el cual, traducido al español por el cubano Juan Luis Hernández Milián, será dado a conocer por Ediciones Matanzas en esta Feria Internacional del Libro de La Habana.

Escrito en alta voz.Olécia Nikolaéva

Escrito en alta voz, título coherente, pues ella escribe para ser escuchada, incluye poemas de temas universales que emanan de la Biblia y de los clásicos rusos, plasmados en un lenguaje deslumbrante por su modernidad, los conflictos sociales y espirituales de los siglos XX y XXI”, afirma Juan Luis Hernández Milián.

El volumen se presentará oficialmente el 18 de febrero, a las 4:00 p.m., en la sala Villena, de sede de la Uneac, donde se tiene prevista la presencia de la escritora, así como de representantes de la Asociación de Rusos en Cuba y de la Embajada de la Federación Rusa.

Los numerosos poemarios de la autora han sido traducidos a diversos idiomas, entre ellos al inglés, al italiano, chino, alemán y francés. Los críticos escriben de su obra valoraciones como esta: “Los textos de Olécia Nikoláeva, dueña de una maestría poética superior, son considerados como propios tanto por la generación precedente como por la actual”.

Olécia Nikolaéva es graduada del Instituto de Literatura moscovita Máximo Gorki, donde dirige los seminarios de poesía. Entre sus poemarios sobresalen Jardín de milagros, Ángel del tiempo, Amor fati, Lengua materna y Cartas de España, junto a muchos otros.

Es miembro del Pen Club Ruso. Fue distinguida con el estipendio del Fondo A. Tepfier; con la medalla de la ciudad de Grenoble (Francia); los premios B. Pasternak y Poeta, de la revista Bandera y Antología; asimismo con el diploma del Premio Conteo moscovita.

Juan Luis Hernández Milián (Matanzas, 1938) es Licenciado en Traducción en la Universidad Lomosónov de Moscú y de Lengua y Literatura rusas por la Universidad de La Habana. Obtuvo en 1996 y en 2006 el Premio Nacional de traducción José Rodríguez Feo de la Uneac. La Embajada de la Federación Rusa en Cuba lo ha distinguido con diferentes condecoraciones por su notable labor en la promoción y divulgación de autores relevantes de la literatura rusa.

Su labor como traductor se testimonian en libros como Poemas y Textos escogidos, de Alexander Pushkin; La vida que he vivido, de Serguéi Esénin y Rusia, poesía viva: poetas rusos contemporáneos, publicados por la  Editorial Arte y Literatura); la casa editora Vigía asimismo ha editado textos de Pushkin, Esénin, Pasternak, Ajmátova así como una muestra de la poesía rusa de los siglos XIX y XX; por su parte, Ediciones Matanzas publicó Ruslán y Liudmila y Tres obras de Alexander Pushkin, Aún estoy vivo, de Vladimir Visotsky y La paloma en Santiago, de Evgueni Evtushenko. Otras casas editoras cubanas  como Unión y Aldabón han dado a la luz traducciones suyas.


Por: Norge Céspedes