OmertaEl largometraje Omerta, del realizador cubano Pavel Girourd, se alzó en la ciudad de Matanzas –100 kilómetros al este de la capital del país-- con el Premio Vigía en la trigésima edición del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, único que se entrega fuera de La Habana. La cinta Omerta utiliza códigos validos en todos los tiempos y espacios, argumentó el profesor Luis Espino, presidente del jurado, quien elogió el filme por sus aportes al séptimo arte nacional.Contribuye a una diversidad estética y discursiva, así como a la polisemia del arte cinematográfico. La película se inserta en el llamado cine negro, caracterizada por el realismo poético y logra de manera sui generis que la estructura narrativa esté basada en una complejidad visual que combina objeto, diseño, luz y color, destacó.Como en La Edad de la Peseta, nominada a los Premios Goya y Oscar, Girourd se apropia del lenguaje de los símbolos y hace gala del preciosismo expresionista, un sello en su obra que lo hace detenerse en los detalles y mostrar que cuándo hay talento creador se pueden traspolar los códigos y llevarlo a nuestro contexto, aseveró Espino.

 El Premio Vigía consiste en un pirograbado realizado por el artista matancero Félix Boulé, y un diploma acreditativo confeccionado para la ocasión por Ramón Fundora de la Universidad Camilo Cienfuegos.

La película ,protagonizada por el actor cubano Manuel Porto, aborda la historia de los gangsters mafiosos que habitaban La Habana pre-revolucionaria y podrá ser vista nuevamente el fin de semana en la subsede del festival audiovisual en Matanzas.

Tomado de: www.atenas.cult.cu