Pedro y el lobo en la CamejoMúsica y plástica  han sido dos constantes en la columna vertebral del repertorio de Teatro de Las Estaciones. A casi 20 años de fundado el grupo, volvemos al espectáculo Pedro y el Lobo, cuento musical del compositor ruso  Serguei Prokofiev, estrenado por nuestro conjunto en el año 2002. Otras creaciones musicales similares existen, el ballet Petrushka, de Igor Stravinski, cuyo protagonista es el títere tradicional más popular de Rusia. El Retablo de Maese Pedro, del español Manuel de Falla, inspirada en el pasaje con un titiritero de camino que aparece en la novela sobre Don Quijote, de Cervantes, el ballet Cascanueces, de Chaikovski, La caja de los juguetes, de Claude Debussy. todas son obras ligadas al paraíso imaginativo de los niños, a los muñecos y a los títeres.

Pedro y el Lobo, escrita por Prokofiev, en 1936, a petición del Teatro Central Infantil de Moscú, contiene la poesía de la infancia. Su caracterización instrumental sencilla, pictórica, llena de ingenio, ha conquistado la popularidad mundial entre pequeños y adultos; tiene la gracia e ironía que prefiere Teatro de Las Estaciones para sus montajes con figuras. Numerosos grupos internacionales han montado con muñecos este cuento sinfónico, también varios grupos de la Isla. El Guiñol Nacional de Cuba inaugura en mayo de 1962, con este título, la primera sala estable de teatro para niños en el territorio nacional.Pedro Valdés Piña y sus muñecos también se han encontrado con esta aventura musical, lo mismo el Guiñol de Santiago de Cuba, entre otros colectivos; hasta el Ballet Nacional de Cuba y las orquestas sinfónicas del país han acudido a Pedro y el Lobo en algún momento.

Desde el universo de la pintura, el maestro Alfredo Sosabravo, con su perenne alegría de vivir y un humor "ligero y sentencioso", como ha apuntado el escritor Reynaldo González en sus comentarios respecto a la obra de este prestigioso artista, enamoró a Las Estaciones para trabajar con su estética. Sus lienzos y esculturas de los años 90, volumétricas y coloridas, ingenuas y esenciales, parecen haber sido hechas para el retablo de títeres, por eso lo mezclamos con la melodía de Prokofiev, a través de figuras planas, una técnica tradicional a la que acudimos con sentido de riesgo. Con estos grandes volvemos en nuestro viaje titiritero por los predios de la inocencia original, llenando de movimientos el pentagrama. Acompáñennos.  Teatro de Las Estaciones, fundado en  1994, en Matanzas, es una agrupación titiritera que se mantiene a la vanguardia del movimiento de teatro de figuras en la Isla. Su trabajo se caracteriza por el rescate de la dramaturgia titiritera universal y nacional. El grupo trabaja además en la producción de materiales audiovisuales y teóricos, exposiciones y talleres sobre el maravilloso arte de los muñecos. Ha obtenido los premios más importantes del género en festivales y concursos del país. Se ha presentado en los festivales internacionales de títeres de España, Francia, México, Italia, Venezuela, Costa Rica, República Dominicana, Dinamarca, Uruguay y los Estados Unidos.


Por: Rubén Darío Salazar