Por: Eugenio Vicedo Tomey

En el Aula Magna de la Universidad de La Habana, institución que está celebrando 290 años  de fundada en este 2018, se efectuó la entrega, el pasado jueves 26 de abril, del Premio Nacional de Conservación y Restauración de Monumentos en su décimo sexta edición. Aspiraban al premio, otorgado por el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, alrededor de 20 nominaciones  en ambas categorías,  procedentes de diferentes provincias del país.

 Segunda Mención

En la categoría de Restauración, recibió la Segunda Mención la obra “Fiscalía Provincial de Matanzas” que estuvo a cargo de la Empresa de Construcción y Montaje de Matanzas y tuvo como Proyectista General al arquitecto Carlos Alfredo Alonso Caraza.

Según consta en el acta del jurado, se entrega dicha mención: “Por la amplia y profunda rehabilitación de una edificación importante de la arquitectura neoclásica cuya creativa recuperación sienta pautas para el rescate contemporáneo de otras obras de similar alcance” y por el rigor y calidad integral de la inversión, proyecto y ejecución de la obra.

Este galardón  se suma a los  recibidos en ediciones pasadas del Premio  por otras edificaciones matanceras: El Museo Farmacéutico y la Iglesia de San Pedro entre las premiadas, e igualmente se debe recordar las menciones recibidas por el edificio sede de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas (ACAA), el Ingenio Triunvirato, el restaurante Bahía, la Ermita de Monserrate y el hotel Velasco. Todas ellas pueden constituir la base para el diseño de un recorrido propio del senderismo urbano con fines turísticos y educativos.

El espíritu matancero se hizo presente en la premiación, además, al recibir los galardonados un ejemplar de la obra Contrapunteo cubano del arco y el horcón, de Alicia García Santana. Una edición de lujo que se suma a la igualmente valiosa Matanzas en el visor del tiempo, presentada en la más reciente Feria Internacional del Libro,  testimonios de los valores patrimoniales que vale la pena resaltar y reconocer.