El Jurado de la edición del Premio Anual de la Crítica Literaria 2007 (convocado por el Centro Cultural Dulce María Loynaz del Instituto Cubano del Libro, se otorga a libros de autores cubanos vivos publicados por casas editoriales del país en el año anterior, y que circularon en la red nacional de librerías), presidido por Mirta Yáñez e integrado por Julia Calzadilla, Elina Miranda, Mylene Fernández, Rolando López del Amo, Pedro de Oraá, Norberto Codina y Leonardo Sarría, valoró los 138 títulos nominados por sus editores entre los libros correspondientes al año 2007 y otorgó la condición de finalistas a diecinueve de ellos.

Los diez premios se adjudicaron a Pablo en la luna con las musarañas, de Denia García Ronda y Un gato siberian husky, de Josefina de Diego García Marruz, publicados por la editorial Gente Nueva; Variaciones para ágrafos, de Ernesto Pérez Chang; La burbuja, de Gleyvis Coro Montante; Djuna y Daniel, de Ena Lucía Portela; El palacio del pavo real: el viaje mítico, de Margarita Mateo y El ojo de Alejo, de Graziella Pogolotti; aparecidos bajo el sello de ediciones Unión; Cuba colonial. Música, compositores e intérpretes (1570-1902), de Zoila Lapique Becali publicado en ediciones Boloña; y Ofelias, de Aida Bahr, y Otra mirada a La Peregrina, de Roberto Méndez que publicó Letras Cubanas.

Los otros nueve finalistas seleccionados por el Jurado fueron El valle de las pampolinas, de Niurki Pérez; Plácido, el poeta conspirador, de Daisy Cué; Luna del amor infame, de Giraldo Arce; Narciso, las aguas y el espejo, de Virgilio López Lemus; Paisajes de la vida breve, de Charo Guerra; Algunas respuestas a sutiles esfinges, de Mayerín Bello; El rostro, de Roberto Méndez; Silencios, de Karla Suárez; y Un pez que huye. Cine Latinoamericano 1991-2003, de Rufo Caballero.