Por: Yanira Marimón

En Sol Aphel (Ediciones Aldabón, 2016), Sigrid Victoria Dueñas se muestra como una escritora que domina impecablemente las técnicas narrativas y los códigos esenciales de la literatura para niños y jóvenes, en especial la que tiene como eje la ciencia ficción y la fantasía.

Sol Aphel

Siempre da gusto encontrar con libros como los de Sigrid, cuidadosos del lenguaje, respetuosos de la inteligencia y sensibilidad de sus lectores, alguien que no desdeña la incalculable capacidad intelectual y emotiva de niños, adolescentes y jóvenes y, más bien, aprovecha estas cualidades para hablarles con palabras precisas.

Sol Aphel es una novela fantástica que tiene como trasfondo los conflictos humanos, en este caso los de cinco niños con familias más o menos disfuncionales. Estos niños se lanzan, o más bien son empujados por el azar a la aventura, interactuando entre ellos y con un sinúmero de seres fantásticos.

Este increíble universo y sus criaturas extraordinarias son exquisitamente creados, descritos y caracterizados con maestría por la autora.  En ningún momento dudamos de la veracidad de lo que sabemos imposible y eso solo se logra con talento, con dominio del oficio de la escritura.

Este viaje a Sol Aphel es el pretexto o la vía que encontró Sigrid para conducir estos pequeños a un camino de búsqueda y perfeccionamiento espiritual. Al final de la travesía serán más fuertes, habrán crecido, serán conscientes de  valores esenciales como la amistad, la lealtad, el perdón, el amor incondicional a la familia, la solidaridad…, elementos un tanto relegados en estos tiempos.

Sol Aphel cuenta con ilustraciones de Carlos Novoa y diseño de Johann Enrique Trujillo, quienes han aportado al objeto-libro belleza y atractivos, así como nuevas lecturas a estas historias. Historias exquisitas que nos hacen remontarnos a otros mundos, a otras realidades que solo son posibles y ciertas en nuestra poderosa y necesaria imaginación.