Como una reflexión acerca de la formación de nuestra identidad y nuestra nacionalidad, y acerca de la continuidad del proceso revolucionario cubano,  ha sido concebido el diseño del stand donde Ediciones Vigía mostrará sus propuestas en la Feria Internacional del Libro Cuba 2017, que del 9 al 19 de febrero tendrá lugar en La Cabaña, en la capital de la Isla.

Ediciones Vigía en la Feria del Libro 2017

Marialva Ríos, diseñadora de esa casa editora, comentó que el concepto visual del stand parte del pensamiento martiano y de la relación con este de Armando Hart Dávalos, una personalidad tan significativa para la cultura de nuestro país, y a quien está dedicada la presente Feria.

La creadora especificó que para materializar la visualidad del espacio de Vigía se valió de la técnica del collage, mediante la cual integró, en medio de una imagen que sugiere los colores de la bandera, fotografías que, rasgadas de periódicos, y luego incorporadas a ese nuevo contexto, hacen confluir héroes de nuestras luchas, con personas de nuestra existencia cotidiana, estudiantes, artistas, obreros, campesinos…

“Es la idea de que todos se hallan incluidos en estos procesos de formación de nuestras esencias, idea que aparece reforzada por una frase de José Martí y  por elementos tridimensionales, una especie de bloques que se sobreponen, y encima de los cuales aparece colocado el quinqué que caracteriza a Vigía.”

El espacio de esta casa editora, radicada en la ciudad de Matanzas, resulta tradicionalmente uno de los más llamativos de la Feria Internacional del Libro, donde han distinguido en cerca de diez oportunidades con el premio al mejor stand.

Fundada en 1985, Ediciones Vigía se caracteriza por producciones totalmente manufacturadas, confeccionadas con papeles de desecho, materiales rústicos, iluminadas a mano en tiradas de doscientos ejemplares. Es tan peculiar el diálogo entre texto y diseño gráfico, que sus libros se convierten en verdaderos objetos de arte codiciados por instituciones públicas o coleccionistas privados del mundo.


Por: Norge Céspedes