“Ser franco con la realidad concreta, con la época que le tocó vivir, es el mayor compromiso que puede plantearse un escritor”, afirmó el dramaturgo Yunior García Aguilera en la ciudad de Matanzas, donde presentó su más reciente libro, la obra de teatro Pasaporte (Ediciones Matanzas, 2016; Premio Literario José Jacinto Milanés 2015).

Pasaporte_Yunior García

“La sinceridad —confesó el autor a este sitio digital— trae costos pero estoy dispuesto a asumirlos; de hecho, los estoy asumiendo ahora mismo, los asumo a cada instante, y no solo como creador, sino también como individuo, algo que me parece no puede ser de otra manera, si es realmente auténtica una postura de este tipo”.

Autor de obras como Cierra la boca (Ediciones La Luz, Holguín, 2010) y Semen (Editora Abril, La Habana, 2012), Yunior especificó asimismo que la interpretación de realidad de la Isla era una preocupación obsesiva en su quehacer, “una realidad que obviamente no va tal cual a lo que se escribe sino que pasa por ese filtro que la convierte en discurso artístico”.

“Debo añadir que mi manera de ir hacia la realidad nuestra es directa, no a través de rodeos, no tratando de decir, queriendo decir, sino diciendo y ya, sin perder el tiempo, sin que medien los paños tibios. ¿Qué si esto es realismo? No pienso si lo que hago es realismo o no. Si lo que hago está próximo a tal o más cual corriente literaria. Si es renovador en ese sentido o no. Lo único que me preocupa es no apartarme de la sinceridad.

“Pienso que eso es suficiente. Cuando uno logra encontrar una visión auténtica, tuya, entonces ya estás haciendo un aporte. Nadie puede ver como uno ve. Cada cual tiene su propia mirada. Su voz. Y hay que encontrarlas y dejarlas manifestarse tal cual son. Ahí está el aporte. En esa sinceridad.”

Pasaporte, la más reciente pieza teatral publicada por Yunior, responde a esta perspectiva que él tiene de su propio quehacer dramatúrgico; aborda circunstancias específicas, esperanzas, desgarramientos, contradicciones de cubanos en situación de emigrar.

La obra fue presentada como parte de una jornada literaria que, con motivo de la nueva edición del Premio Literario José Jacinto Milanés, llevó a cabo el Comité de la Uneac en Matanzas, entre en el 12 y el 14 de noviembre.

Yunior comentó a este sitio digital otras peculiaridades de su manera de escribir teatro, que siempre concibe no para regodearse en la literatura, para sí, sino pensando en el actor, pensando como actor.

“De hecho yo empecé a escribir como una necesidad del actor que yo mismo soy. Había cosas que quería decir en el escenario y no encontraba en el papel. Entonces me di a la tarea de escribirlas. Escribo pensando en cómo se escuchará en voz alta el texto. En cómo funcionará en el escenario. En si mis palabras lograrán cobrar vida en el escenario. Provocar emociones. Porque yo creo en esto también. En la emoción. Quizás muchos de mis contemporáneos rechacen la emoción. Pero yo no. Yo la necesito. Necesito que haya vida en el escenario. Que se respire. Que se transpire. Que se palpite.”

Yunior García Aguilera (Holguín, 1982)  es graduado de Actuación en la Escuela Nacional de Arte (2003), licenciado en Dramaturgia por el Instituto Superior de Arte (2009) y egresado de la Residencia Internacional para Dramaturgos Emergentes del Royal Court Theatre de Londres (2011).

Además de los libros ya mencionados, este dramaturgo ha dado a conocer obras teatrales en las antologías Teatro cubano actual: Novísimos dramaturgos cubanos (Ediciones Alarcos, La Habana, 2008), La isla teatral: teatro cubano contemporáneo (Latin Heritage Foundation, Estados Unidos, 2012) y Nueva Dramaturgia Cubana (FIBA, Buenos Aires, 2015).

Sus textos han sido estrenados en Cuba, Colombia, Estados Unidos e Inglaterra. Para la televisión ha escrito Ni pocos ni locos (Telefilme), S.O.S. Academia (Teleserie, coguionista) y Latidos compartidos (Telenovela, coguionista). Es miembro de la AHS y de la UNEAC.


Por: Norge Céspedes