Lien
En Tenerife, Islas Canarias, se editó en 1995 el cuaderno de poemas “ a dos voces”. En sus páginas se recogían textos de dos jóvenes poetas, Ada Elba Pérez y Lien Rodríguez López. La primera de ellas fue arrebatada de la vida en un momento de plena madurez escritural. La segunda – y no necesariamente en ese orden – regresó un poco más adelante a la ciudad de Matanzas después de la aventura musical capitalina, y consolidó aquí, junto a su compañero Rey, uno de los dúos musicales más dinámicos de la más joven trova cubana, Lien y Rey.

A través de estos textos – versos de los veinte años – podemos dar una mirada a una Lien germinal en la que se gestaban los fuegos de la creación. En ellos – se asoma por momentos – la canción.
 
 
Pies desnudos
 
Quemen todas las zapatillas sin descanso,
llévense toda la pantomima sorda
y bufona
de aquel que profesó
 
un latido mudo de fiereza o de deseo.
Deja entreabierta la desnudez
de este invierno sin templos
que sólo saben bailar
al compás de su orgía.
Ven, mira y calla
tu mano ágil de sed atormentada,
límpida batalla de pies desnudos,
botas blancas imponen tu falta de hambre descolorida.
Rondas los parques enamorados
habitas los diarios que un día
pidieron su lugar en tu universo.
Calla
            no desafíes este instante de ternura
                                                                       baila
 
……………………………………………………………….
 
Confesión y autorretrato
 
Sé que el cielo
me protegerá del hombre en sus días de hastío,
y que si muero
no será por falta de puñales
                                   ni de luz
……………………………………………………………….
 
Extravío
 
Me encontraba…
            sin mapas,
            apellidos,
            número telefónico.
Congestionada sangres prestadas
y tú, sin aviso.
 
……………………………………………………………….
 
Poema de una mujer que no pretende
 
Apenas
hace atardeceres
que deshojo tu boca,
he ahogado la mañana en una taza de café.
Hace primaveras
que me salvo del instinto a la humedad,
donde guardo el corazón
con suave silencio.
Hace inviernos
que remito mi tristeza
en cada gota de alivio que te inventas para el amanecer
y en inútil,
abrigar es mí el horizonte
Inútil,
soñar un escondite para tus labios.
Para envejecer sólo basta una noche,
podrían caer las estrellas como flores espantadas
podrían acechar los relámpagos.
Hace lluvias
que ofrendo noches para la tarde.
Hace guitarras
que pretendo el peligro
de sentenciar tu boca a fuerza siempre,
y ni un puñado de pájaros
podrán frenar a esta mujer
que no pretende.
COLOCAR TRAMPAS
                                   ES UN
                                               POEMA.
 
 
……………………………………………………………….
 
Adagio para un ángel
 
“ Porque tu amor sea tal vez
el poema que no escribiré nunca”
     Ada Elba Pérez
 
La muerte nos llegó apurada, preguntando,
en el umbral de viejas estaciones.
Supo conquistarnos ahogándonos de miserias,
sin entender el peligro,
indagando el sitio de los ángeles.
Nos bebió desvirtuando el silencio,
tus sandalias,
y yo sin tener un trozo de horizontes para compartirte.
Te propongo
un ejercito de instintos y crepitarte a bocanadas
y en el dintel de mi espaldas
asirte para que vuelvas..
Me libro de registrarte
en los transeúntes insospechados,
en el sollozo de mis fieras,
en las traspuestas donde no acuden los diarios.
Te presento los ecos de las puertas
que atraparon tu golpe,
el azar de ciudades dormidas que respiran tu nombre
aún,
cuando las catedrales peligren de tus ojos.
Conmigo irás
siempre que tus manos
desdeñen el vacío,
que tu cuerpo sea la huella del día
y mi noticia acuda a tus rincones
                                      tus retratos.
 
Acapárame todo tu mundo
sin dejar nada a rastro…
sin dejar una gota de febrero,
sin dejar tus apremios,
sin dejarte a ti.
 
……………………………………………………………….
 
Canción y elegía
 
            al poeta de mis calles
            poeta de tierra y puñales
            al odio cumbre de la poesía
            a nuestro Miguel y por supuesto
            a Orihuela.
 
Hoy me he quedado
con la lluvia de estos diecinueve,
he preferido esas estatuas
que nos colocan de turno
como simples hormigas desmemoriadas e imprevistas.
Hoy me he quedado con los naufragios del silencio
crepitando en los ecos del dolor,
ya las caracolas aprenden fácilmente
tu cuerpo amaneciendo entre puñales
quizás porque tu muerte no salió en los diarios,
la muerte no pudo con tanto amor.
Yo quise profanar un mundo puntual a derrotas
intenté exigir el alba presa de desidia
pero ya ves,
sólo he conseguido inundar flores contra el azar
sin algún rito al que acudir
sin tu corazón por el alimento.
Esta mujer y sus derrotas
ya conocen el odio a puñetazos
esconde absolutamente sus júbilos
y sale
y sueña bocanadas de venganza.
Y sueña el viento a pedradas por la paz que no halla.
Hoy me he quedado bajo las mismas estatuas
cómplices de ofrendas a fuerza de nadie.
He querido precisamente
detenerme en esta lluvia de marzo donde apago mis
tristezas
que se yo.
al menos que sepan que aquí,
donde la vida no es más que el segundo triunfal de
encontrar heridas,
tanto dolor se agrupa en mi costado
que por doler me duela hasta el aliento.
 

 
Lien Rodríguez López. (Matanzas, 1975)
Graduada en la Escuela Nacional de Arte en la especialidad de violoncello (1194). Fue violonchelista, arreglista y directora musical del grupo de Liuba María Hevia. Actualmente integra el dúo “Lien y Rey”. Publicó en Colombia en 1995, el libro de poemas “Aquí yace mi muerte”