Carlos Zamora. Escritor MatanceroEl Escritor Carlos Zamora (Matanzas, 1962) ganó el Premio Nacional de Narrativa Guillermo Vidal 2011, con su novela En la mañana viva, o Tan cerca hemos dormido, según dio a conocer en la noche del miércoles en esta ciudad el jurado del concurso.El texto mereció el reconocimiento por presentar una historia contemporánea que se adentra con sobriedad en los temas de la emigración y el homosexualismo mediante un acertado manejo de los recursos dramáticos y un estilo narrativo fluido y preciso.

Para el ganador, tanto el lauro como el libro que escribió, forman parte de una deuda con Guillermo Vidal (Las Tunas, 1952-2004), quien en los años 90 del pasado siglo lo convidó a incursionar en el difícil género de la narrativa. Zamora inició sus peripecias literarias en la editorial Sanlope, de Las Tunas, con el poemario Fábula del cántaro roto y ha obtenido otros premios como el del Concurso nacional de Cuentos de Amor (2000) y el décima Joven de Cuba (1996).

Actualmente labora en la Biblioteca Nacional "José Martí" y coordina las Ediciones Bachiller de la cual es fundador y en las que ha desempeñado labores como editor de varios de sus títulos; es además jefe de redacción de la publicación digital Librínsula.
 
El jurado del "Guillermo Vidal" 2011 estuvo integrado por los escritores María Liliana Celorrio, Roberto Estrada y Emerio Medina.

La quinta edición de este certamen fue convocada por el Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), la Asociación Nacional de Escritores de esa organización y el Instituto Cubano del Libro.

Róger Ávila, especialista de literatura de la UNEAC dijo que este concurso rinde homenaje a uno de los narradores más relevantes de Cuba en los últimos años, cuya obra supo aprovechar el lenguaje cotidiano para construir historias inquietantes, apasionadas y muy reales.

Desde que en 1981 Vidal obtuviera su primer lauro, el Premio Nacional Raúl Gómez García con el cuento Otro canto del gallo, eslabonaría una ascendente carrera que lo llevaría a merecer importantes galardones entre ellos el Casa de Teatro, de República Dominicana, y el Dulce María Loynaz.