Cepos de la memoriaLas Ciencias Sociales en Cuba han estado mucho tiempo de espalda unas a otras. Hijas de un siglo que, como el XIX, definió rígidos objetos de estudio y metodologías particulares; ellas se encerraron en compartimentos estancos y reclamaron para sí una parte de la realidad social. Ocurre, sin embargo, que la sociedad es una, y compleja, y mientras más se fraccione para su estudio, menor será la riqueza de sus resultados.

Ante fenómenos sociales, siempre multicausales, serán necesarios enfoques multidisciplinarios, y es precisamente esta la mayor contribución del texto que presenta Ediciones Matanzas como parte de su catálogo del 2015: Cepos de la memoria, impronta de la esclavitud en el imaginario social cubano, nueva entrega de Zuleica Romay, rara avis entre los directivos cubanos, que pocas veces mantienen una vida intelectual activa.

No es este el primer libro sobre las relaciones raciales en Cuba, ni siquiera de su autora que tiene un texto previo; sin embargo, a mi juicio, es el más significativo de todos los que conozco,  dado el ambicioso  entramado científico desde el que aborda el tema de la discriminación racial: la Historia, incluyendo sus vertientes cultural y científica; la Sociología; la Antropología y la Psicología, son áreas discursivas que sirven de apoyatura a una investigación que, por demás, combina las perspectivas diacrónica y sincrónica y hace gala de un enfoque comparativo que ilustra muchas de sus inquietudes en otros contextos, históricos y epocales.