Por: Claudio Dobal

Ecos. Recuerdo que de la última vez que escuché a Cristián Gómez Olivares leyendo sus poemas me quedó resonando la imagen del final de uno de ellos: la de un padre derrotado por una enfermedad que no para de avanzar, de un padre sentado en lo que yo imaginé como una silla de rueda sin saber muy bien qué hacer frente a todo eso, y que al final de todo intenta prenderse un cigarrillo con un encendedor (o con un fósforo, no recuerdo) que se transforma en la única luz que lo ilumina antes de que acabe el último verso.

Butterfly. Cristian Gómez Olivares