Edmundo Paz SoldánEdmundo Paz Soldán transita por sus obras en una entrevista acerca de la literatura y del ciberespacio

El ciberespacio desempeña un papel fundamental en El delirio de Turing: por un lado el juego virtual “Playground” como “segunda realidad”, reflejando a través de un simulacro la realidad ficticia; por otro lado el contexto de los personajes, en el que las ventanas virtuales son omnipresentes; y más allá los recursos narrativos “ciberespaciales” que destaca Claire Taylor . ¿Qué implica la inserción del ciberespacio a nivel narrativo para ti? ¿A nivel espacial-conceptual?

Para mí es un nivel más dentro de un juego que podría prolongarse al infinito. Siempre me han gustado esas ficciones en las que dentro de ellas hay otra ficción, y así sucesivamente. Como esas muñecas rusas en las que una cabe dentro de otra y las dos caben dentro de otra. Eso provoca un cuestionamiento de la “realidad” del mundo representado. Pienso en algunos versos de Borges: “Dios mueve al jugador, y éste, la pieza. ¿Qué Dios, detrás de Dios la trama empieza de polvo y tiempo y sueño y agonías?“