(fragmento)1
Una penúltima mirada

Por: Jorge Luis Arcos

Un Río Negro

Escribir este libro sobre Lorenzo García Vega ha sido para mí la tarea intelectual más difícil y, a la vez, más vital, de toda mi obra ensayística. Difícil porque ha implicado un distanciamiento crítico de dos escritores cubanos con los que mantuve una intensa relación personal e intelectual: Cintio Vitier y Fina García-Marruz (la personal se mantiene con García-Marruz hasta el momento de escribir esta página). Después de asediar en sucesivos libros, prólogos, antologías y ensayos el pensamiento poético del Orígenes clásico, he tenido que mirar aquí desde el otro lado. Confieso que la experiencia ha sido enriquecedora, aunque para ello no haya tenido que variar mi cosmovisión de la realidad ni adecuar mi ideología política. Ya desde mis últimos años cubanos éstas estaban definidas con el mismo sentido que lo están hoy, aunque tengo que reconocer que la experiencia del exilio las ha profundizado notablemente. Uno nunca es la misma persona. La vida es un proceso constante de conocimiento de muerte y de resurrección.

Kaleidoscopio. La poética de Lorenzo García Vega