Poesía de Margarita García Alonso

Noticias

 I- El vino corre

entre los hombres
que retiran las entrañas
a los peces.
Las vísceras sobre la mesa
atraen a los gavilanes
que planean el puerto.
Carroñeros de mar,
las alas extendidas
gotean la triste lluvia
como si fuese
vino blanco,
de un blanco dorado.
Los hombres tienen cita
en la prodigiosa pocilga
donde el hambre
ha elegido hábitat.