cuando el tiempo está inmóvil
las hojas redondean su trébol y su esquina

Sueño, Lina de Feria

Lina de Feria

La poesía es un simulacro. Una máscara de lenguaje. La identidad de la palabra probada en el sonido de la isla. Si el rostro que muestra es de una rara blancura, como de porcelana, abrillantada, suaviza la mirada hasta deslizarse por sobre su superficie. Si, por otro lado, áspero el bifronte, roca dura, diorita, de vetas, es tan oscura que la ausencia cobra todo su sentido en la amalgama, como si en ello le fuera la existencia, aprieta su pasión frente al ocaso.