Matanzas. Menciones Bicentenario de MilanésLos amigos de mi hijo han empezado a marcharse.
Los amigos de mi madre han empezado a Morir*

Los amigos de mi hijo han empezado a marcharse,
a habitar otros sitios bajo otro sol, otros
lugares donde nunca será igual la intensidad
de la luz.
Se marchan los amigos de mi niño como lo
hicieron los míos cuando tenía su edad. Y no
sé cómo ensañarlo a entender las lejanías, el
paso breve de los otros.
Los amigos de mi madre han empezado a
morir, calladamente, a destiempo, como casi
todos los eventos memorables, que suceden
antes o después de lo previsto.
Se mueren los amigos de mi madre como
morirán los míos de aquí a algunos años.Y
será igual, a destiempo, porque nunca
son propicias las despedidas.
Mi madre y mi hijo se van quedando más solos.
Hay algo que los junta a pesar del tiempo, la
eternidad que se vuelve distante, menos creíble.
Los amigos de mi hijo han empezado a marcharse.
Los amigos de mi madre han empezado a morir.
Y no sé cómo explicarles a ambos, y que lo
entiendan, que los dos actos son una misma cosa.

Yanira Marimón

*1era mención