20 añosLa  Casa de la Memoria Escénica (Miembro de la Red de Centros  de Archivos de Documentación de la Escena) celebró el 27 de mayo su 20 aniversario con el espacio Documentar la memoria: desafíos, en  su sede en la calle Milanés 28007, entre Jovellanos y Matanzas, en la ciudad yumurina.

Durante la actividad se inauguró en la Galería La Vitrina la exposición: Fondos de la memoria, con una muestra de sus archivos  y posteriormente se realizó el panel Documentar la memoria desde adentro: experiencias,  en la que los especialistas de la institución Derbys Domínguez, Marvelis Díaz, María Isabel Tamayo y su director el dramaturgo Ulises  Rodríguez Febles reflexionaron sobre la historia, características y evolución de la misma en el transcurso de veinte años.

Durante la misma se leyó el mensaje de la Red de Centros de Documentación de Artes Escénicas, enviado en la mañana de ese día,  reconociendo la celebración de los 20 años de la Casa y “la trayectoria de tantos años de trabajo y promoción de la  actividad teatral”.

El evento rindió homenaje al dramaturgo y director teatral Abelardo Estorino, con  una audición de una de las grabaciones de sus intervenciones, conservadas en el Archivo de Voces.

En el panel La Casa de la Memoria Escénica desde la perspectiva de los otros, celebrado en la tarde, intervinieron investigadores, promotores, editores, escritores y creadores,  miembros de su consejo asesor sobre la importancia que en el contexto nacional e internacional tiene la institución en la que entre otros fondos – de personalidades, agrupaciones, eventos… -  también se guardan los de la UNIMA.

Entre los panelistas estuvieron Lucía Pérez, su primera directora (1994 – 1998); Mercedes Fernández, presidenta del Consejo Provincial de las Artes Escénicas durante más de dos décadas; Enrique Río Prado, investigador teatral; Danerys Fernández, Historiador del Teatro Sauto; Nancy Benítez, directora del Centro Nacional de Investigaciones; Rubén Darío Salazar, director de Teatro de Las Estaciones y secretario de la UNIMA, Cuba; René Fernández Santana, director de Teatro Papalote y Premio Nacional de Teatro; Alfredo Zaldívar, director de Ediciones Matanzas.

La actividad propició la entrega de nuevas donaciones a la institución, que contribuirán a enriquecer sus fondos.

Alberto García, presidente de la UNEAC en Matanzas  reconoció a los especialistas de la Casa por su aporte en la conservación y difusión del patrimonio.

La viceministra primera de cultura  Maria Elena Salgado y Carlo Torrent director del ramo en Matanzas, visitaron la institución y se entrevistaron con su director y algunos de especialistas.

En la noche el espacio El Lado oscuro del corazón con la actuación de la narradora oral escénica Mayra Navarro, miembro de su Consejo Asesor y una de las que ha contribuido a enriquecer los archivos de la entidad matancera con la donación de parte de sus documentos y los del dramaturgo e investigador Freddy Artiles. La actividad cerró con la actuación de la Compañía Danza Espiral, con  la coreografía La Edad de la Ciruela.

El cumpleaños fue celebrado en el Patio Vagos Rumores, del Consejo Provincial de las Artes Escénicas con la presencia de Julio Alpízar, director del Centro Provincial del Libro y la vicepresidenta del Consejo Provincial de las Artes Escénicas Jacqueline Iribe – Andudis García.  

La Casa de la Memoria Escénica se  fundó el 29 de abril de 1994, a propuesta de Mercedes Fernández Pardo, quien fuera durante más de veinte años presidenta del Consejo Provincial de las Artes Escénica, dirigida en sus primeros años por Lucia Pérez años con el nombre de Centro de Información, desde el 2000 inició una nueva etapa liderada por el dramaturgo e investigador Ulises Rodríguez Febles.

Ese año, cambia su nombre por el de Centro de Documentación e Investigaciones de las Artes Escénicas Israel Moliner Rendón y se reestructuran sus áreas, se crean espacios sistemáticos y eventos que han caracterizado su trabajo y ayudado a enriquecer y difundir el patrimonio del teatro, el circo, la danza e incluso de otras zonas de la cultura cubana.

En el 2011 adquiere el nombre de la Casa de la Memoria Escénica.

La institución en el mes de julio de este año realizará su evento científico El Anaquel.

Numerosas personalidades del mundo han visitado la institución, donado documentos, colaborado o dejado constancia de su significación en el panorama escénico.  


Por: Marvelis Díaz