Ciudades PtrimoniosAprovechando que en el Castillo de San Severino, actual Museo de la Ruta del Esclavo, se efectuaba  el evento científico Atenas 2015, organizado por la filial provincial de Historiadores en Matanzas, los representantes de cada una de las diez ciudades pertenecientes a la Red de Oficinas del Historiador y del Conservador de las Ciudades Patrimoniales de Cuba expusieron sus expectativas y retos en un panel convocado al efecto.

La cita matancera  reunió a los representantes de las Oficinas del Historiador y Conservador (hasta el momento diez ciudades cuentan con esa institución), quienes debatieron sobre los alcances jurídicos que facilitarán la implementación de sus prioridades respecto al rescate y preservación del patrimonio histórico-cultural. Constituida por acuerdo del Consejo de Estado en 2013, la conformación de esa red nacional  tuvo en cuenta a aquellos  territorios que han alcanzado el reconocimiento de la UNESCO como sitios del Patrimonio Mundial, o que dentro de su ámbito posean lugares exaltados por ese organismo internacional.

«Al proponer esta iniciativa, el General Presidente Raúl Castro Ruz demostró su especial interés y preocupación por la cohesión y buena marcha que supone el intercambio de experiencias para su aplicación adecuada a la identidad de cada una de las ciudades cubanas», expresó en la carta dirigida a los participantes el Historiador de La Habana, Eusebio Leal Spengler, quien no asistió esta vez a la cita por encontrarse en gira de trabajo por los Estados Unidos, específicamente por las ciudades de Tampa y Nueva Orleans.

Encabezada por Perla Rosales, directora general adjunta de la Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana en el ejercicio de sus nuevas funciones, una delegación de esta institución asistió a la apertura del encuentro, el cual fue conducido por Patricia Rodríguez Alomá, directora del Plan Maestro para la Revitalización Integral de La Habana Vieja y coordinadora general de la Red de Oficinas del Historiador y del Conservador de las Ciudades Patrimoniales. En calidad de anfitrión, el Conservador de Matanzas, Leonel Pérez Orozco, dirigió el programa paralelo de visitas a sitios de alto valor patrimonial como la Farmacia Triolet, única botica francesa del siglo XIX que se conserva con toda su originalidad en Latinoamérica, y la célebre paleocaverna Bellamar, que alberga formaciones minerales de una belleza singular. De gran importancia fue la visita al Teatro Sauto, cuya restauración en marcha logró recuperar la maquinaria capaz de elevar su platea hasta el nivel del escenario, dispositivo existente únicamente en el teatro Colón, en Argentina, y la Scala de Milán, en Italia.

Aprovechando que en el Castillo de San Severino, actual Museo de la Ruta del Esclavo, se efectuaba  el evento científico Atenas 2015, organizado por la filial provincial de Historiadores en Matanzas, los representantes de cada una de las diez ciudades patrimoniales cubanas expusieron sus expectativas y retos en un panel convocado al efecto. Asimismo fueron testigos de la moción acordada por esa filial para esclarecer el origen del nombre de Matanzas en relación con los hechos ocurridos en 1510 cuando los aborígenes autóctonos hundieron un barco de conquistadores españoles en la bahía de Guanima.

Los historiadores matanceros acordaron presentar una declaración en el Congreso Nacional de Historia, previsto para el año 2016 en la provincia de Holguín, con el objetivo de que esos hechos sean considerados «el primer acto de rebeldía de los indocubanos contra los conquistadores europeos, sin que ello vaya en detrimento de otras acciones llevadas a cabo con posterioridad y dirigidos por Hatuey, Guamá y otros caciques».

En la  ciudad de Matanzas también se encuentra el Complejo Cultural de Triunvirato, erigido sobre los restos del ingenio azucarero de igual nombre, donde en 1843 tuvo lugar una sublevación encabezada por Carlota y un grupo de negros esclavos rebeldes.  Ese hecho histórico inspiró el conjunto escultórico Monumento al Esclavo Rebelde, emplazado  junto a las ruinas de las instalaciones primigenias, como la casa del mayoral y la de vivienda. En la actualidad se realizan excavaciones arqueológicas para exhumar el tren jamaiquino, utilizado en el proceso de elaboración del azúcar y considerado una joya de la industria azucarera. El nombre de Carlota fue enarbolado como símbolo de la operación que dio inicio en noviembre de 1975 a la ayuda internacionalista prestada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba a la República Popular de Angola, con el objetivo de preservar su independencia e integridad territorial, e impedir una invasión de Sudáfrica por su frontera sur.

San Carlos y San Severino de Matanzas fue fundada en octubre de 1693 en el norte de Cuba entre la desembocadura de los ríos Yumurí, San Juan y Canímar. Junto a Cienfuegos, fundada en 1819, ambas integran la Red de Oficinas del Historiador y del Conservador de las Ciudades Patrimoniales, conformada básicamente por las llamadas ocho villas primigenias. Desde 2013 hasta el año en curso, siete de esas ciudades celebraron de manera sucesiva su 500 aniversario de fundadas: Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa; San Salvador de Bayamo; la Santísima Trinidad o La Trinidad; Sancti Spíritus; Santa María del Puerto Príncipe o Camagüey; Santiago de Cuba, y San Juan de los Remedios, esta última considerada la octava villa.

Ya se avizoran los preparativos que han de hacerse para celebrar en 2019 el medio milenio de la refundación de la villa de San Cristóbal de La Habana, la cual fue trasladada hacia la ribera norte, junto al Puerto de Carenas, desde su asentamiento originario en la costa sur, donde habría sido fundada hacia 1514, aunque este lugar no ha sido precisado por los historiadores, existiendo diferentes versiones sobre su emplazamiento geográfico.


Por: Argel Calcines
Editor general de Opus Habana
Tomado de: Opus Habana