Justino CornejoDedicado a Ecuador, al acercamiento a ese país desde múltiples perspectivas del conocimiento, fue inaugurado el Fondo Cultural Ecuatoriano Justino Cornejo en la biblioteca Gener y Del Monte, de la provincia de Matanzas.

Mario Valdés Navia, director de la Gener y Del Monte, dijo que este suceso era particularmente simbólico, pues “esa nación y nuestra Isla mantienen hoy una estrecha relación, la cual hace recordar los vínculos que forjaron los «padres fundadores» de ambos países, Eloy Alfaro y José Martí”.

El Fondo está compuesto inicialmente por algunos de los más de cincuenta libros que escribiera Justino Cornejo, así como por fotografías de la vida de este importante intelectual ecuatoriano y de imágenes de autógrafos que le dedicaran a él escritores como Gabriela Mistral, Jorge Luis Borges, Marcelino Méndez y Pelayo, Marta Gil y Fernando Ortiz.Valdés Navia agradeció a la abogada ecuatoriana Marigloria Cornejo Cousin, hija de Justino, y presente en la inauguración, quien donara a la biblioteca todos estos materiales, como parte de una incansable labor por la promoción de la obra de su padre.

Al intervenir en la ceremonia, Marigloria señaló que se abre así la oportunidad de conocer a un ecuatoriano que rebasó las fronteras de su país: “Mi padre abarcó con su pluma y su saber importantes aspectos de la vida y la lengua de nuestra América, continente que sintió como suyo pero sin fronteras, porque la cultura no tiene fronteras territoriales”.

Alfredo Zaldívar, director de Ediciones Matanzas, recordó cómo desde que conoció a Marigloria hace varios años quedó deslumbrado por la pasión, con la devoción con que ella le presentaba la figura de Justino.

“Luego Marigloria vendría a Matanzas, se declararía públicamente como una «ecua-cubana» y una «ecua-matancera», y en Ediciones Matanzas saldría publicado La pluma que no muere, una selección de ensayos de su padre”.

Escritor, lingüista, folclorista, maestro, académico de la Lengua y periodista, Justino Cornejo (1904-1988) es reconocido por sus profundos estudios y sus páginas sobre el folclore ecuatoriano y americano, costumbres y culturas del continente.

Justino Cornejo ejerció como profesor en colegios y universidades de su país. En 1950 fue nombrado miembro de la Academia Ecuatoriana de la Lengua. Fue además miembro de la Real Academia de la Lengua Española y de veintiséis Academias de la Lengua a nivel internacional. Desempeñó importantes cargos en el Ministerio de Educación Nacional. Colaboró con casi todos los periódicos ecuatorianos y con el ABC de Madrid.

Algunos de sus libros son: Homenaje a Eloy Alfaro (1938), Comentarios a arcaísmos españoles usados en América (1942), Diccionario del hampa guayaquileña (1957), Lengua y folclore (1965), Lo que tenemos de Mandinga (1974), Simón Rodríguez (2004), entre muchos otros.

En la apertura del Fondo, Valdés Navia explicó que este espacio del saber en lo adelante continuará enriqueciéndose con nuevas adquisiciones de libros, documentos, imágenes u otros materiales, sea cual sea su soporte (impreso, digital u otros), acerca de temáticas que contribuyan a dar diversas perspectivas de Ecuador y su gente, ya sean el arte, la literatura, la lingüística, la cultura en general, la política, la economía, la geografía, la sociología u otras.

Esta inauguración formó parte del comienzo del programa de Lecturas de verano, que lleva a cabo en el país el Instituto Cubano del Libro y busca la promoción de las letras como actividad de esparcimiento en esta época del año.

De manera que en la ocasión fue presentado el último número de la revista Matanzas, dedicada precisamente a Ecuador y a Gertrudis Gómez de Avellaneda, de quien se conmemora este año el bicentenario de su nacimiento.

Fue recordado también el hecho de que la Gener y Del Monte celebraba el 181 aniversario de su fundación, ocurrida el 5 de julio de 1933, por lo que es considerada como la primera biblioteca pública de Matanzas y la segunda de Cuba, y cuenta con un patrimonio de más de 120 mil documentos.


Por: Norge Céspedes