Derbys el LibreroSi visita la ciudad de Matanzas y quiere llevarse libros sobre la escena, puede visitar la librería La Vitrina, de la Casa de la Memoria Escénica, ubicada en Milanés, entre Jovellanos y Matanzas. En la foto de Reinier Dávalos, Derbys presenta los últimos números de la revista Tablas, en el Espacio Memorias dedicado a los 65 años de vida de la actriz Miriam Muñoz.

En la Casa de la Memoria Escénica funciona una librería especializada en la escena, aunque puede encontrar volúmenes sobre otros temas. Es una librería adjunta a la institución matancera. Una manera eficaz  de promocionar, lo que nuestras editoriales publican sobre teatro: Ediciones Matanzas, Ediciones Tablas Alarcos, Unión, Letras Cubanas. Promociona y vende todos los días, pero el lunes se convierte en un espacio, que se acerca a la acera, por donde pasan las personas en la céntrica calle Milanés, esa  por donde aún recorren los espíritus de José Jacinto, Lola María, Ambrosio Sauto y otras prominentes figuras de la cultura matancera.

Es una librería que vende y bastante. Hay días que romper record de venta. Una colaboración entre el Centro Provincial del Libro y su eficaz director Alpízar y nuestra Casa de la Memoria Escénica.Aunque siempre habíamos colaborado con la Feria del Libro, es ahora, cuando todo ha cambiado y ha sido como debía ser, que no siempre lo es. Los interesados pueden buscar los libros sobre teatro y danza, que le interesan o los últimos números de la revista Tablas.

La eficiencia principal creo que está en la gestión del librero, que a la vez, hace de bibliotecario, de promotor, de operador de audio, de rotulista, de conferencista si hace falta y de defensor del patrimonio escénico, como debe ocurrir en el lugar donde se conserva, protege y difunde la memoria escénica. A veces escribe poemas, a veces organiza espacios sistemáticos que se celebran en la Casa. Se llama Derbys Domínguez y es graduado de teatro y promociona cada libro, de una manera, que las personas se sienten atraídos.

Explica sobre autores, temáticas, sobre los valores de las páginas escritas, y la persona se mete la mano en el bolsillo y compra, se lleva – repito -  el libro a su casa. Algunos se llevan una jaba de libros.Las estadísticas a veces sobrepasan en una mañana los doscientos pesos. Una cifra considerable para un día.

Este texto es una promoción para la librería de la Casa de la Memoria Escénica, pero es también para Derbys Domínguez y su eficiencia en vender libros, en su condición de librero. O de lo que debe ser un  librero. Las esencias del que promueve libros y no dejan que se cubran de polvo en los estantes, mientras un autor  deja de ser conocido, leído. Mientras la literatura de un país deja de ser promovida, cuando no le explicamos a alguien quien es el autor, de que trata la obra, cuando no sugerimos, esclarecemos a partir de las características de los clientes. Lo que explico es obvio, pero no es lo común en nuestras librerías.

Por eso quería dejar constancia del librero Derbys que le apasionan los libros y escribe versos, mientras con paciencia – mucha -   habla con sus clientes, usuarios, futuros lectores, en la época de la digitalización del libro y de alguna manera enaltece la labor de la Casa de la Memoria Escénica en la promoción de la cultura cubana.


Por: Ulises Rodríguez Febles