José MiliánCon su proverbial modestia, el matancero José Milián, honrado con el Premio Nacional de Teatro 2008, agradece la posibilidad de poder continuar haciendo ese arte en Cuba. Con una obra que sobrepasa las 50, entre textos dramáticos, revistas musicales y guiones de espectáculos artísticos, este creador es uno de los imprescindibles en el panorama actual del teatro cubano.

Entrega total, pasión y talento han signado a Miliàn como actor, autor o director y en su repertorio figuran piezas como La reina del Bachiche, La ópera de los tres centavos o La toma de La Habana por los ingleses. Otros de sus títulos inolvidables son Maestra vida, En el viejo Varietès, Las mariposas saltan al vacío, Mamíferos hablando con sus muertos o Si vas a comer espera por Virgilio.

En entrevista a la AIN, Milián confiesa que en su primera juventud decidió que el teatro sería su hogar y los teatristas su familia y como la fidelidad es otro de sus dones a ello se dedicó en cuerpo y alma.

Este creador matancero es también un destacado pedagogo, director de la compañía Pequeño Teatro de La Habana y a él deben su formación como artistas generaciones de actores y actrices, quienes junto a sus amigos y admiradores provocaron una explosión de alegría al conocer la noticia del Premio. De fiesta está la familia teatral cubana por ese galardón a uno de los más sobresalientes de sus hijos, quien en plena efervescencia creativa, proyecta nuevas puestas en escena e inéditos textos dramáticos. Por: Octavio Borges Pérez.


Por: Octavio Borges Pérez