Portada de la Revista MatanzasLa Revista Matanzas en su edición mayo-agosto 2008, Volume 9, No. 2; dedica un dossier a la poesía de Emilio Ballagas. La revista Mar Desnudo, joven hija de la literatura que encontró su primer destello en “La Elegía sin nombre” del poeta – Mar desnudo, impaciente, mirándose en el cielo – ha querido acercarse, acoger una pequeña selección del amplio dossier publicado. El número completo de la Revista Matanzas puede leerse desde esta dirección: 

http://www.atenas.cult.cu/matanzas/2008/2/

 No hace falta esperar a que caigan cien años sobre el nacimiento de Emilio Ballagas para que la revista Matanzas dedique un dossier a su poesía esencial. Todo espacio sería poco y pobre para reseñar su segura huella. Es él quien abre esta nueva edición, quien le da lumbre hoy.

Inunda la revista la especial poética de la pintora Rocío García, entrevista por Laura Ruiz Montes en las páginas centrales.

Poemas desde África, Ohio, Canarias o Camagüey. Detrás de cada página suena el violín de Irina Vázquez. Los narradores, consagrados y novísimos, la historia local, la arquitectura, nuevos libros y espectáculos, el pensamiento y la crítica, ocupan sus espacios.

Matanzas, la revista, celebra así los trescientos quince años de Matanzas, la ciudad. Si algún espacio en blanco queda, es porque algo falta en ellas. Pudiéramos entonces volver a dibujarlas. Ambas esperan nuevos trazos.

-----------------------------------------------------------------------------

"Cuando se comprueba la vitalidad irrefrenable de su poesía, es inevitable constatar con qué gallardo gesto y altiva finalidad escribió esas páginas, tan próximas de nuestra actual circunstancia epocal –y, en particular, síntomas que anunciaban ya la instalación de una sensibilidad neobarroca en la creación literaria cubana. De aquí la confirmada actualidad de esos poemas suyos, que precedieron la consagración del neobarroco en Cuba –por la obra diversa, pero en muchos sentidos concordante en su aspiración neobarroca, de Lezama Lima, Carpentier, Sarduy y otros. Pero más allá de sus aportes estilísticos fundacionales, la poesía de Ballagas subrayó la necesidad, para la vida y para el verso, de un equilibrio esencial entre el artista y las voces a las que él mismo se entregó como artista, confiando en que alguien, algo, tendría que atender su única solicitud apasionada: “corroboradme el mundo, la verdad, los paisajes”.

Luis Álvarez Álvarez
De su libro "Emilio Ballagas, un poeta neobarroco en su centenario", de próxima aparición en Ediciones Matanzas.

-----------------------------------------------------------------------------