Justino Cornejo. La Pluma que no muere La obra del intelectual ecuatoriano Justino Cornejo (1904-1980), un gran estudioso de los asuntos de Nuestra América, es publicada por primera vez en Cuba, específicamente una selección de sus ensayos que se titula La pluma que no muere y es presentada por  Ediciones Matanzas en esta 23 Feria Internacional del Libro Cuba 2014.

Escritor, lingüista, periodista, investigador, folclorista y maestro ecuatoriano, Justino Cornejo sostuvo relaciones con autores cubanos como Raimundo Lazo, Nicolás Guillén y Thelvia Marín, y escribió algunos textos relacionados con temas de la Isla, pero hasta la fecha no se había dado a conocer ninguna de sus obras aquí.
 
En esta Feria que tiene a Ecuador como país invitado de honor, Ediciones Matanzas presentará otros dos volúmenes de autores ecuatorianos, ambos de poesía: de Augusto Rodríguez, el libro La gramática del deseo, y de Antonio Preciado,  Con todos los que soy.
 
La pluma que no muere reúne ocho ensayos en los que hace referencia a las figuras de sus coterráneos Juan Montalvo y José Joaquín de Olmedo; a lo popular y lo negro en la poesía de su país; a los mexicanos Sor Juana Inés de la Cruz y José Vasconcelos; al uruguayo José Enrique Rodó, la chilena Gabriela Mistral y el cubano Nicolás Guillén.
 
En el prólogo de este volumen, Virgilio López Lemus afirma que los ensayos de Cornejo hacen ver “los valores propios de un hombre ecuatoriano que rebasó las fronteras patrias para hablarnos de nuestros asuntos americanos, de la cultura de su tierra y de su gente y de todos los que habitamos el mundo de lo que Martí llamó justamente en un ensayo pleno de vigencia Nuestra América, esa que el doctor Justino Cornejo sintió como suya, desde la raíz andina autóctona, hasta los aportes del negro y del hombre mestizo al gran desarrollo de una identidad que se aprecia por su multiplicidad idiosincrásica y su variedad incluyente”.
 
Alfredo Zaldívar, editor de La pluma que no muere y director de Ediciones Matanzas, afirma que la publicación de este libro ha sido posible gracias a Marigloria Cornejo Cousin, hija del intelectual ecuatoriano, “heredera literaria y espiritual”, “la principal promotora de su obra, que sin dudas resulta de trascendencia para la cultura latinoamericana”.
 
“Desde que conocí a Marigloria en Ecuador, ella habló con vehemencia de su padre, de la pasión de este por todo lo ecuatoriano: sus tradiciones, su profundo mestizaje, su literatura, su forma de hablar, su poesía tradicional, su refranero, su música, sus herencias negra e indígena, y no menos de su historia”, relata Zaldívar.
 
Marigloria Cornejo Cousin participará como invitada especial en las jornadas de la 23 Feria del Libro que tendrán lugar en la ciudad de Matanzas, entre el 26 de febrero y el 1 de marzo.
Justino Cornejo ejerció como profesor en colegios y universidades de su país. En 1950 fue nombrado miembro de la Academia Ecuatoriana de la Lengua. Fue además miembro de la Real Academia de la Lengua Española y de veintiséis Academias de la Lengua a nivel internacional. Desempeñó importantes cargos en el Ministerio de Educación Nacional. Colaboró con casi todos los periódicos ecuatorianos y con el ABC de Madrid.
 
Algunos de sus libros son: Homenaje a Eloy Alfaro (1938), Comentarios a arcaísmos españoles usados en América (1942), Diccionario del hampa guayaquileña (1957), Lengua y folclore (1965), Lo que tenemos de Mandinga (1974), Simón Rodríguez (2004), entre muchos otros.

 
Por: Norge Céspedes