Entre letras y carbonesPobladores de la Ciénaga de Zapata percibieron la literatura de un modo sui generis: a partir de intercambios con escritores, editores y promotores durante el festival comunitario Entre Letras y Carbones.

Qué interesante: hablamos con los autores, pero también con quienes trabajan en las editoriales haciendo los libros, y con quienes los divulgan; definitivamente nos dieron una perspectiva distinta”, afirmó un cenaguero durante una de las jornadas.Anely Fundora, que dio a conocer sus libros infantiles Para subir las cumbres (Ediciones Matanzas) y Enamorarse en el limbo (Gente Nueva), se sorprendió con la acogida del público, especialmente los niños

“Es reconfortante saber que en un lugar tan apartado se aprecie tal interés por la literatura; resulta muy ilustrativo de cuánta importancia se le da en el país a la cultura, y específicamente a la lectura”, afirmó.

En total se presentaron unos 30 títulos de diversas editoriales cubanas, lo que se unió a charlas, conferencias, narración oral y escénica, y al espacio de trova que estuvo a cargo de Yunier Doble Ponce.

Además de Anely, participaron en esta octava edición del evento los escritores Gaudencio Rodríguez Santana, Julio Blanco Escandel, Cecilia Soto y Yoandry Martínez junto a editores, diseñadores y promotores matanceros como Bárbaro Velazco, Leonel Betancourt y Lucía Cristina Pérez.

Entre letras y carbones recorrió, entre el 16 y el 19 de mayo, empresas e instituciones, centros docentes, círculos sociales y otros espacios en las comunidades cenagueras de Pálpite, Caletón, Playa Larga, Girón, Cayo Ramona, El helechal y La Ceiba.

Este evento lo auspiciaron el Centro de Promoción Literaria José Jacinto Milanés, el Centro Provincial del Libro y la dirección municipal de Cultura en la Ciénaga de Zapata.


Por: Norge Céspedes