Escribir cirílico en el CaribeLos hechos reales conforman lo que nos define pero no siempre se concede importancia a las subjetividades históricas. Damaris Puñales Alpízar repasa las relaciones entre Cuba y la URSS a partir de los años veinte del pasado siglo para explicar vínculos entre países distantes geográficamente pero cercanos en afanes políticos y procesos culturales. Con las indiscutibles ventajas del insider, Puñales Alpízar concibe e inserta el término Comunidad sentimental soviético-cubana en las matrices del surgimiento y devenir de la conciencia nacional. ESCRITO EN CIRÍLICO: EL IDEAL SOVIÉTICO EN LA CULTURA CUBANA DE LOS NOVENTA, da cuenta de lo sucedido a niveles precisos y también se escurre por los intersticios para mostrar a la contemporaneidad los lazos bajo la grieta, el camino que va de lo impuesto a la relación natural.
 
Este volumen se centra en las décadas de 1960 a 1990. Valora detalles simbólicos como la cohesión de una lengua, el legado emocional y estético, la educación sentimental y académica generadora de nostalgias, independientemente de credos y filiaciones políticas. Valiosas obras literarias influidas por “lo soviético” que alcanzan madurez intelectual paradójicamente después del fin de la URSS y no durante sus años de presencia real, son expuestas con sagacidad.  


Los acercamientos críticos de estas páginas revelan la importancia de la subjetividad en el conglomerado de identidades en tránsito, dispersas y múltiples, configuradoras de la ineludible Cuba actual. A la manera de Bloom, Alpízar concibe la crítica como forma autobiográfica. Nutrida por la barthiana estética del fragmento muestra generaciones que formadas bajo la ascendencia soviética constituyen hoy parte de la saludable diferencia en el panorama antropológico de la isla y más allá de sus fronteras naturales.


 
Por: Laura Ruiz Montes