Espejo de tres cuerposEspejo de tres cuerpos es una novela con ribetes benaventianos en la que el triángulo imposible, el más prohibido de todos, se forma ante los ojos del lector. Pero si desde sus inicios la relación resulta complicada, el hecho de que todas las protagonistas sean mujeres vuelve aun más suculento este ajiaco literario. Ajiaco, sí, porque aunque la trama tiene lugar en México, la gracia caribeña de la autora asoma entre las páginas con un guiñito cómplice... La manera en que se enlazan y desenlazan los tres cuerpos reflejados en este espejo construido de palabras en lugar de azogue revela la maestría de Odette Alonso, capaz de trazar retratos auténticos y vívidos con cuatro pinceladas.

Berenice, juvenil y desprejuiciada, tiene algo de sirena y de afrodita. Ante su embrujo femenil caen Ángeles, la al principio estirada profesora... y algunas chicas más.

La obra comienza con el protagonismo de Ángeles, pero no se limita a describir el tránsito de la madre-divorciada-y-un-poco-reprimida a la amante apasionada que llega a desbocarse con Berenice en un sofá. Hay mucho más que eso. Espejo de tres cuerpos contiene una propuesta y un sinfín de preguntas. ¿Qué se hace cuando el amor (no importa el rostro... o el sexo con que se aparezca) llama a la puerta? ¿Se le franquea la entrada? Y lo más importante, ¿cómo arreglar la vida cuando el amor decide huir?

Leslibros:
http://www.leslibros.com/catalog/product_info.php?products_id=924&osCsid=c9e167fc7bced7301fdc5acc371b8dae


Teresa DovalpagePor: Teresa Dovalpage
Nació en La Habana, Cuba, en 1966. Radica en Albuquerque, Nuevo México, Estados Unidos. Es Licenciada en Lengua y Literatura Inglesas y Máster en Literatura Española por la Universidad de La Habana. Actualmente cursa el Doctorado en Literatura Latinoamericana por la Universidad de Nuevo México (UNM). Su tesis doctoral aborda la literatura cubana del siglo XX.

 


Fragmento de la novela:

El regreso del placer se convirtió en una vorágine, en un huracán. La noche del domingo, metida entre las sábanas que no quiso cambiar para sentirse acompañada al menos por sus olores, Ángeles repasó cada una de las escenas del día anterior como si estuviera viendo una película. Deseó a Berenice con una furia tal, que acarició su cuerpo buscando en cada miembro una huella de la muchacha, un latido rezagado, un resto de su saliva, de sus fluidos, de su sudor. [...] No podía desprenderse del collage de imágenes de Berenice sobre su cuerpo, debajo de su cuerpo, frotando, lamiendo, mordiendo, besando. Y de ella misma sobre el cuerpo de Berenice o bajo él, buscando y encontrando razones que nunca se había cuestionado y que ahora aparecían tan claras como la luz del día.

"Tal vez es que no sentía placer hace tantos años... tal vez ese placer acumulado estalló. ¿Pero y mi integridad?, ¿y mis costumbres?, ¿y la decencia?..."


Odette AlonsoOdette Alonso
Santiago de Cuba, 1964; reside en México.  Licenciada en Filología. Poeta y narradora. tiene publicados entre otros: "Enigma de la sed" (1989), "Historias para el desayuno" (1989; Premio "Adelaida del Mármol"), "Palabra del que vuelve" (1996), "Linternas" (1997), "Visiones" (2000), "Insomnios en la noche del espejo" (2000; Premio "Nicolás Guillén"), "Diario del caminante" (2003), "Cuando la lluvia cesa" (2003) entre