Damaris CalderónEscribir es buscar en el tumulto de los quemados
el hueso del brazo que
corresponda al hueso de la pierna. Miserable mixtura.

Alejandra Pizarnik

Con esta "miserable mixtura" de la que hablara Alejandra Pizarnik escribo en un continente mixto, mestizo, que parte de una nominación equívoca, tierras donde se depositaron todos los imaginarios posibles de una Europa androcéntrica.Escribo siendo mujer y latina, es decir, herida a socavón.
 
Como un árbol sacudidos mis frutos (no de las Hespéridos, de la locura).Escribo para reconstruirme, no para mirarme en pedazos de cuarzo, en cuentecitas de cristal.Ser latinoamericana es estar llena de intersecciones, como un camino; devolver lo recibido, como decía José Lezama Lima (y lo saqueado), acrecentado.Es el gesto de Sor Juana Inés de la Cruz escribiendo su "Primero sueño", su "hombres necios que acusáis/ a la mujer sin razón... ". Es el gesto de tantas mujeres escritoras fundando una tradición, subvirtiendo un corpus escritural del que hemos sido excluidas y creando no ya únicamente una literatura de mujeres sino un cuerpo textual femenino. Cuerpo textual que se inscribe en la página, en la historia, con estilo, instrumento (escritura) cortopunzante. Disparo que se clava certero en el Árbol de Diana.
 
Alejandra Pizarnik, Olga Orozco, Gabriela Mistral, Alfonsina Storni, Delmira Agustini, Blanca Várela, Dulce María Loynaz, Fina García Marruz, escribiendo el poema, que no comenzó, naturalmente, con Homero, y cuyas sílabas no se dividen únicamente según los hombres.
 
Damaris Calderón en ChileSer latinoamericana, además de "un entrecruzamiento colonial de género, sexo y etnia", es también un proceso de fagocitación. Por ello la comunión estrecha con autoras como Anne Sexton, Sylvia Plath, Emily Dickinson, Djuna Barnes, Anna Aimatóva, Marina Tsvietaieva, Anais Nin, entre tantas otras. De todas ellas he fagocitado, de todas ellas he recibido "recados".
 
Y en el principio fue Safo, de quien en una lectura desde una revisión feminista pueden leerse las marcas genéricas escritúrales en más de un texto, nada menos que en el siglo V a.C., en su famoso y comentado "Himno a Afrodita", por ejemplo, donde a partir de la monódica tradicional resemantiza los contenidos y los hablantes líricos al colocarse como sujeto lírico en primera persona y situar el pronombre ella para la amada por quien se implora a la diosa en una franca escritura homosexual.

Lícita incorporación asumirla desde la literatura universal donde las raíces del árbol son americanas.
 

Escribir desde "una suma de poquedades", arañando en la piedra, transmutando, esgrimiendo palabras en metales sin sosiego. Hay rostros en mi rostro divididos.Como centroamericana, y como cubana, específicamente, pertenezco a la cultura del "ajiaco", plato típico que incorpora las viandas más diversas. Tengo, en mi sustrato cultural, de chino, congo, mandinga, carabalí. Ancestros españoles, africanos, asiáticos.

Me desplacé a Sudamérica y sorprendí (y fui sorprendida) por los grises, la parquedad pudorosa, el espeso silencio indígena. Como una herida, estoy abierta.
 

Sin que me tiemble la mano me apropio e intervengo textos de otras culturas, no en un proceso de mimesis sino de integración, en perpetuo diálogo en espiral. Sin turbarme leo a los clásicos grecolatinos, pienso en el Popol Vuh y en una larga tradición oral que me precede, siento el asombro de Sor Juana Inés de la Cruz ante un caracol, escucho el augurio de un pájaro sudamericano:
 
El Queltehue
 
 
El pájaro que entró no saldrá
ni por el hueco de la sien.
Perdió las alas.
No saldrá.
No metamorfosis.
No Ovidio.
El pensamiento de lo que América sería
si los clásicos tuvieran una vasta circulación
no turba mi sueño.
El queltehue
cuyos huevos empollan en la cabeza del hombre.
La cabeza se inclina con frondosidad.
Toda la podredumbre alcanza su cocción.

El frailecillo susurró:
"No os dejéis tentar por la letra".

Un insecto devorando un clásico
no turba mi sueño, oh no,
ni el pensamiento de lo que América sería.



Por: Damaris Calderón
(1967)  Poeta y crítica. Ha publicado entre otros los libros de poesía : Con el terror del equilibrista (1987), Duras aguas del trópico (1992), Guijarros (1994), Duro de Roer (1999). Sílabas Ecce Homo mereció en Chile el premio de la Revista de Libros de El Mercurio, en 1999, y ya fue editado en dicho país al igual que en Cuba por letras cubanas en el 2001.