Monumento NacionalLa iglesia San Pedro Apóstol de Matanzas, considerada por especialistas como la obra religiosa más importante del siglo XIX en Cuba, recibirá la categoría de Monumento Nacional, según comunicado emitido hoy por Patrimonio.

 

Este lauro se entregará en fecha próxima al igual que otro similar correspondiente al Centro Urbano de esta occidental localidad, que cuenta con edificios, sitios y objetos vinculados con acontecimientos relevantes políticos, sociales, científicos y culturales.

Ubicada en la barriada de Versalles en esta urbe, a 100 kilómetros al este de La Habana, el santuario quedó inaugurado el 15 de mayo de 1870, proyecto ejecutado por Daniel Dall'aglio, constructor y decorador italiano.

Dall'Aglio concibió el templo matancero a manera de réplica a escala reducida de su homóloga en Roma, capital italiana y metrópoli natal del destacado proyectista.

El recinto puede observarse desde muchos puntos de esta cabecera provincial homónima, cercana a la margen izquierda del río Yumurí, que junto al San Juan y el Canímar son las tres corrientes fluviales que atraviesan la villa. A fines de los años 90 del pasado siglo la estructura presentaba un alto grado de deterioro, de ahí que las autoridades efectuaron un complejo proceso de rehabilitación y conservación.

En el año 2009 recibió el Premio Nacional de Restauración, y San Pedro del Apóstol está incluida entre las siete maravillas de la arquitectura de Matancera de todos los tiempos.

Arquitectos consultados por Prensa Latina coincidieron que esa denominación obedece, entre otros aspectos, a una composición del baptisterio orgánica, fluida, con perfecto ritmo de los volúmenes recreados en un esquema de estilo grecolatino.

La concepción de Dall'aglio incluyó frontones triangulares y semicirculares, pilastras, columnas dóricas, arcos de medio punto, bóveda de cañón y cúpula.

Un texto sobre la construcción de la iglesia señala: "las dos torres, aunque de dimensiones menores, muestran proporciones nobles y se desenvuelven en una concepción plástica gradual y ascendente".

 

Otra característica de la capilla es su gran luminosidad interior, debido a las entradas de luz colocadas con acierto a ambos lados de la bóveda central. (Tomado de Cubasí)