Israel DomínguezPrefiere presentarse a sí mismo (dado el caso necesario) como el simple ser humano que aboga por la igualdad de todo sus semejantes desde su propia condición, la humana misma. Asegura ser una persona que asumió la literatura como sentido de la vida. Hablamos de (y con) Israel Domínguez Pérez, un poeta villareño aplatanado matancero por circunstancias de la vida que lo empujan a vivir por la poesía y trabajar en el sector turístico de Varadero.  Licenciado en Lengua Inglesa, poeta  y trabajador del Turismo; Israel estuvo muy ligado a la poesía desde su infancia, pues su padre era conocido como un destacado repentista de su tiempo. Domínguez considera que “lo importante para un escritor es asumir la literatura como sentido de la vida. No importa dónde esté, ni cómo esté, ni cómo viva, siempre que no falle ese sentido de la vida se impondrá el escritor. Eso no significa que el escritor no pueda codearse con la cotidianidad más atroz sin continuar persistiendo en el intento de ser un escritor, o al menos intentar serlo”.

Hay de todo un poco en las fuentes de inspiración del joven  poeta. Aunque afirma que su vida “no es ni será como la de Ernest Hemingway: pescando en las corrientes del Golfo, en un safari africano, una pelea de boxeo o como corresponsal de guerra. Creo que he tenido experiencias estremecedoras que han determinado mi obra, han influido en ella”.

“En una de las zonas de mi poesía trato de asimilar estéticamente los sucesos cotidianos, a partir de un verso que pretende (desconozco si lo logra) ser eco de esa cotidianidad en una expresión textual de ella misma”.

Lecturas y escritores han marcado pautas en la vida y la obra de Israel. El tambor de hojalata, de Günter Grass; William Faulkner, Herman Hesse, Juan Rulfo, Mark Twain. Además buscó sapiencia y maestría de la mano de Eliseo Diego, Gastón Baquero, entre otros. Sin embargo, Israel  considera que en cada escritor se aprecia “esa conjugación de vida, lectura y propósito estético” que lo caracteriza.

¿Consideras que un espacio dedicado a la lectura de poesía debería realizarse de maneras más creativas a la hora de invitar a un autor y su obra?

“Según cómo lo considere el escritor. Pienso que existen muchas formas de asumir la lectura de una poesía, desde una manera sosegada hasta otra muy teatral, performática. Todo depende de cómo se asuma la lectura que, como bien se afirma, nada tiene que ver a cómo se asuma la escritura”.

“Pero considero que el proceso deba producirse de una manera específica en cada caso con los poetas. Como lo desee, lo plantee o simplemente si prefiere leer su obra personalmente aunque la lectura sea pésima”.

“Se trata de que el escritor esté presente y que su poesía salga de su voz. No estoy en contra  de que se realice de otras formas, un actor, un declamador, pero creo que perdería en algún sentido el  espacio su objetivo principal, que es dialogar, vivir al escritor; y eso implica que el escritor lea como lo haga, bien, regular o mal. Creo que eso es también parte del espacio”.

El autor de Hojas de Cal y Collage mientras avanza mi equipaje  alcanzó a conformar su estilo con estos volúmenes. Su colega matancero José Manuel Espino advirtió que se trataba de un “Verdadero hallazgo dentro de un mundo que se deslumbra fácilmente ante las pirotecnias y que, por demás, ha perdido la fe en la escritura como en casi todo”, pues la poética de Israel tiene el sello de la autenticidad frente a los fuegos artificiales de la palabra. Del libro Collage… el periodista y narrador Ricardo Riverón afirmó que “nos muestra, desde su subjetividad avezada en la captación de esas desgarraduras, una nueva arista de (tal) su realidad”.

Caimán Barbudo, Cauce, La Isla Infinita, Dédalo, La Gaceta de Cuba, La Letra del Escriba, entre otras publicaciones han reproducido textos de Israel Domínguez. El autor también ha incursionado en la traducción de literaria. Poemas suyos forman parte de recientes antologías poéticas.

Israel insiste en develar los matices de la realidad e indagar en los significados del habla o en la polisemia de las palabras. Poética de breves versos, ha combinado en feliz armonía la proyección de sus lecturas con la realidad vivida en que el azar como oportunidad de asombros para el ser humano, solicita una participación cada vez más activa del lector.

Por: Nuñez Michel

Tomado del portal de la Asociación hermanos Saíz (ahs)
http://www.ahs.cu/secciones-principales/literatura/noticias/israel-dominguez-la-lietartura.html