La cenicienta en la  HabanaUn auténtico desafío: revivir la historia de la Cenicienta en el mundo contemporáneo, se plantea la novela para adultos En el lenguaje misterioso de tus sueños, de José Rodríguez Menocal (Colón, 1949), una de las novedades que Ediciones Matanzas da a conocer.
 
Lograr tales propósitos no resulta nada fácil, pues se trata de un texto para adultos basado en un relato para niños sumamente conocido. ¿Cómo apoyarse en él, cómo poner los cimientos y levantar sobre él toda la trama, sin que resulte predecible, ingenuo?
 
“Desde mi novela, asumí la ‘reescritura’ de este clásico de la literatura infantil partiendo de un juego intertextual con el mismo, y mediante el aprovechamiento de la parodia, la ironía, el absurdo”, afirma Menocal. “Luego del repaso del texto de Perrault, el primer tanteo me condujo a considerar circunstancias no solo conciliadoras, sino también de distanciamiento, aunque siempre sustentadas por la anécdota de la referida narración y apuntando hacia otra perspectiva.
 

 La intención de un juego intertextual se aprecia de igual modo en las referencias a piezas de la música popular tradicional cubana, apreciables en el título de la novela y en el de los capítulos.

“Escogí como telón de fondo a La Habana, pues dada su condición de capital permite una más amplia visualidad por sus disímiles tonalidades y significación metafórica.
 
“La Habana de años recientes, donde desarrollo una historia en la que incluyo, entre otros elementos, la crítica social, y la confluencia del vacío de existir con el destino pragmático, el cosmopolitismo con la ambigüedad del mito religioso, la carnalidad con el sabor de una ilusión cualquiera o el desarraigo con la probable búsqueda de la identidad.
 
“La Habana de años recientes, en una zona marginal, en donde hay, por supuesto, una Cenicienta (Beatriz), una madrastra mala (Norma) y sus dos hijas, y una fiesta en la que debe escoger pareja un príncipe (Olasito, un jovencito comelón, hijo de un maceta).”
 
En el lenguaje misterioso... esla primera novela que concibe Menocal. Hasta ahora se había dado a conocer mediante propuestas en otros géneros literarios (cuento, literatura infantil, teatro). Pero ha demostrado con su estreno en la novela que comprende las interioridades de la misma, el aliento que necesita. 
 
Reconoce que la novela lleva bastante trabajo. La primera versión de esta la concluyó en 2008, y desde entonces la reescribió dos o tres ocasiones más, antes de sentirse más o menos satisfecho. Luego vino el proceso de edición.
 
“Lleva su sacrificio, es verdad, pero también tiene su recompensa. Creo que la novela facilita una manera más rica y sugestiva de entrega al acto escritural. Me encanta armar la urdimbre que sostiene la historia, ese toque artesanal que en tanto fragmenta y complejiza también recopila y ordena en varias direcciones. Pienso que al soportar la novela esta suma de experiencias permite, asimismo, la expansión de movimiento y convida a la aventura, a la indagación. A diferencia del cuento, donde se impone la brevedad, y todo alrededor de un único e intenso conflicto, la novela permite abrirse a una multiplicidad.”
 

 Por: Norge Céspedes