Segundas Lesturas“La historia necesita múltiples lecturas, pues cada nuevo acercamiento proporciona una visión más completa de la misma”, afirmó la investigadora Alina López Hernández, luego de la presentación de su libro de ensayos Segundas lecturas. Intelectualidad, política y cultura en la república burguesa (Ediciones Matanzas, 2013).

“Los hechos tienen un carácter objetivo, pero necesariamente son interpretados desde la subjetividad; un mismo suceso puede ser visto de modos diferentes, y puede ocurrir incluso que cada una de estas visiones cuente con elementos válidos, que ayuden a verlo todo más integralmente.

“Cada generación, cada época, trae consigo sus maneras particulares de interrogar, de interpretar a las fuentes y luego reescribir, rehacer la historia partiendo de sus intereses, de sus cuestionamientos, de sus capacidades o limitaciones.” 

Con Segundas lecturas..., la autora imparte en cierta forma una lección práctica de estos conceptos que tiene acerca de la escritura de la historia, al brindar a través de los cuatro ensayos que conforman el libro una mirada novedosa, distinta, con respecto a la manera en que la historiografía tradicional cubana ha abordado ciertos temas referidos a la intelectualidad y la cultura en la época de la República en la primera mitad del siglo XX.
 
 Analiza la concepción de la intelectualidad cubana de la década de los treintas sobre los errores del modelo estalinista en la URSS, así como la importancia de la contrastación de ideas e ideologías diferentes para lograr el desarrollo de un pensamiento de izquierdas más sólido, todo ello a partir de las polémicas suscitadas alrededor de la obra Biología de la democracia, de Alberto Lamar.
 
Aborda también  las peculiaridades de la recepción del marxismo por parte de Juan Marinello, quien fuera presidente del Partido Comunista de Cuba durante 20 años, y cuya concepción de la revolución carece de un enfoque dialéctico y esta signada po el mecanicismo propio de la filosofia positivista, lo cual provocó que no aceptara la vía insurreccional en los procesos revolucionarios.
 
En el último ensayo se examina la perspectiva cultural de los comunistas cubanos, en la etapa prerrevolucionaria, que se caracterizó por un gran dogmatismo, rigidez ideológica en el enfoque de los problemas culturales y asunción del realismo socialista como método de creación por excelencia (en este texto se hace referencia al hecho de que las huellas de esa política cultural anterior a 1959 se manifiestan ya como parte de la etapa revolucionaria, en las polémicas de los sesenta y en el quinquenio gris de los setenta).
 
Doctora en Ciencias Filosóficas, Alina Bárbara López Hernández (Matanzas, 1965) se ha dedicado al estudio del pensamiento político y cultural de la intelectualidad republicana en Cuba, así como a las redes intelectuales latinoamericanas.
 
 Este es su primer libro publicado, pero ya se encuentra en proceso de edición El (des)conocido Juan Marinello. Estudio de su pensamiento político, que le valiera el Premio Fundación de la Ciudad de Matanzas 2013, en la categoría de ensayo. Anteriormente había recibido otros importantes reconocimientos como el premio de la revista Temas en 2007 y el del Concurso Nacional de Ensayos Juan Marinello 2008.

Por: Norge Céspedes