Obra DunieskyLa obra plástica de Dunieski García Nazco (DNasco) (Cabaigüan, 1984) se encuentra en un momento de experimentación pictórica en busca de una poética personal: tortuoso camino donde no se avizora jamás el resultado de esa travesía, pero sí proporciona con beneplácito las herramientas precisas cuando se va por buen sendero hacia la gracia del ejercicio artístico.

La búsqueda de presupuestos conceptuales e ideoestéticos de DNasco lo han colocado en una dimensión peligrosa, pero interesante e intensa. La figuración, es uno de sus mejores resultados, la concede con elegancia y un nihilismo enmascarado que no se palpa con una simple mirada, porque, justamente, el preciosismo con que el artista trabaja su paleta es tal, que te recrea, y te hace olvidar los recursos conceptuales que yerguen detrás de la representación, supuestamente desprovista de una realidad otra.    
 
Su Serie Remedios para la locura, justifica precisamente esta idea, donde la búsqueda y práctica del dibujo, color e intención temática, traslucen un interesante camino que se contrapone y desvirtúa lo aventurado que puede resultar el propio argumento temático en el que el artista incursiona con mucha valentía.
 
La representatividad del sujeto femenino situado en una acción cotidiana, configura el eje central de su composición,  la que es respaldada por diferentes recursos plásticos en la que el autor  insiste con cierta tentativa a través del uso del color y sus gamas cromáticas.
Remedios para la locura. serie
serie.remedios para la locura
 
En este sentido es válido señalar, la conexión conceptual y estilística que logra a partir de una proyección hiperrealista en la que cada detalle representado describe y argumenta la historia de los personajes tratados. A  la vez que hace coincidir elementos oníricos que intervienen como aparato deconstructor que DNasco ha puesto a consideración como mecanismo conceptualizador de su obra. En esta estructuración semiótica en la cual se narra una historia, concedida consecuentemente mediante una simbiosis donde la apariencia y la realidad intervienen en el proceso creativo, como moduladores de las experiencias vivenciales contemporáneas, donde se contrastan acciones de una misma representación.

Por: Yoan Álvarez