Publicaciones

Poemas de Miguel Barnet

Febrero 24, 2015 - 6:36am

Miguel BarnetFe de erratas

Donde dice un gran barco blanco
debe decir nube
donde dice gris
debe decir un país lejano y olvidado
donde dice aroma
debe decir madre mía querida
donde dice César
debe decir muerto ya reventando
donde dice abril
puede decir árbol o columna o fuego
pero donde dice espalda
donde dice idioma
donde dice extraño amor aquel
debe decir naufragio
en letras grandes.
 
(De La Sagrada familia)

Destacan aportes de Miguel Barnet a la cultura cubana

Febrero 22, 2015 - 10:13am

Al arribar a los setenta y cinco años de vida, el intelectual cubano Miguel Barnet Lanza (La Habana, 1940) recibió un homenaje en la ciudad de Matanzas, donde fueron destacados sus significativos aportes a las letras, a la cultura de la Isla.

El símbolo de dicha ciudad, consistente en la réplica de una de las columnas del puente de la Concordia, le fue entregado al escritor por Marta Odalys Hernández, presidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular.

También le fue otorgado el sello conmemorativo del bicentenario del poeta romántico cubano José Jacinto Milanés, concedido por la Dirección Provincial de Cultura y el Centro Provincial del Libro y la Literatura.

Premio Nacional de Literatura, presidente de la Uneac y de la Fundación Fernando Ortiz, Miguel Barnet cuenta con una intensa labor como poeta, narrador, ensayista y etnólogo, por la que ha merecido importantes premios a nivel internacional.

En su bibliografía se hallan libros como La piedrafina y el pavorreal, Isla de güijes, La sagrada familia, Oriki y otros poemas, Carta de noche, Mapa del tiempo, Viendo mí vida pasar y Con píes de gato (poesía); Autógrafos cubanos, La fuente viva, (crónica, ensayo); Biografía de un cimarrón, Canción de Rachel, Gallego, La vida real y Oficio de Ánqel (novelas-testimonio).

El reconocimiento a Barnet se produjo en la sede del proyecto cultural “Al sur de mi garganta”, en la casa de Tirry 81, donde reside la escritora matancera Carilda Oliver Labra, con la que mantiene una entrañable amistad.

En los márgenes: reincidencias de Arturo Arango a la poesía cubana

Febrero 21, 2015 - 10:26am

En los márgenes. Acercamientos a la poesía cubana (Ediciones Matanzas, 2014), del intelectual cubano Arturo Arango, reúne ensayos, artículos y reseñas, donde queda demostrada su lúcida reincidencia, durante cerca de tres décadas, en el estudio de la poesía de la Isla, desde algunos momentos cenitales del siglo XIX hasta la escrita durante el periodo revolucionario.

Sus reflexiones toman siempre como punto de partida la honestidad en el riguroso ejercicio de una crítica literaria que, a juicio del autor, no debe cambiar las cercas de lugar sino eliminarlas, ser plena en todo sentido, si quiere “encontrar algunas de las sustancias que distinguen a la poesía en los tiempos que corren, a saber: su vocación marginal, su marginalidad y, sobre todo, la necesidad que siempre tenemos de ella”.

En la primera sección del libro, titulada “El síndrome de las antologías”, Arturo Arango despeja brumas, ata cabos, mientras va tras la esencia, tras los presupuestos estéticos o de otra índole de los autores, de los numerosos grupos, de las generaciones que durante el siglo XX dieron a la poesía cubana cuerpo, vigor, intensidad.

Esta búsqueda la realiza a partir de su revisión numerosas antologías, cuya aparición fue tan frecuente durante esa etapa que pudiera seguirse la historia de la poesía del siglo XX “mediante la lectura sucesiva de tales compilaciones”, según considera Arturo Arango, quien añade: “En ellas, o a través de ellas, se han librado algunas de las discusiones más intensas de la literatura cubana en las últimas décadas”.

Algunos de los textos que se presentan en esta primera sección del libro sirvieron de prólogo precisamente a varias antologías poéticas cubanas de dicho periodo, o dan noticias de estas, las asumen o polemizan con ellas desde interesantes artículos o reseñas.Entre las antologías más recientes a las que el autor hace referencia se hallan Los ríos de la mañana. Poesía cubana de los 80 (1995), L´isola che canta. Giovanni poeti cubani (1998), Las palabras son islas. Panorama de la poesía cubana del siglo XX (1999); Poesía cubana del siglo XX (2002); Cuerpo sobre cuerpo sobre cuerpo (2000); y Los parques. Jóvenes poetas cubanos (2001).

Fina entre nos/otros *

Febrero 21, 2015 - 10:23am

Fina entre nosotrosPequeña, humilde, en verdad diríase suave, si no estuviéramos hablando de una losa. Tranquila pero no inerte. Sola pero no desolada. Al alcance de la mano. A la derecha, en el muro que rodea la puerta; el viajero, el peregrino, que entra desde el parque a la catedral de Matanzas, puede leer: “El bien no hace ruido. El ruido no hace bien”. Si Ediciones Vigía no hubiera existido, allí, en la verja, habríamos tenido que fundarla, solo para publicar la obra de Fina García Marruz.

Era 1990 y era Créditos de Charlot. Era el primer libro que la editorial se atrevía a publicar; poco más de ochenta páginas hacían creer que ascendíamos el Monte Carmelo. Allí estaba Chaplin, las gotas de lluvia cayendo sobre su sombrero; las lágrimas deslizándose bajo el paraguas. Era una frágil publicación, editada por Alfredo Zaldívar y diseñada por Rolando Estévez. Era un inmaculado papel que empieza a amarillear. Como marcador, un fragmento de cinta de celuloide que ya arde y se quema por los bordes. Era la dulce ingenuidad de pretender subsanar alguna errata simplemente tapando el desliz con un pedacito de papel pegado directamente sobre la línea ya impresa. Eran un sombrerito y un bigote diminuto, calzando la numeración de las páginas. Era una edición tan hermosa como inocente, que se presentó el 29 de abril de ese mismo año en la vieja casa de Vigía. Era el ofrecimiento de la poeta para las manos renacentistas de los artesanos/editores matanceros. Pero sobre todo fue entender, por fin –y para siempre– que no era que le faltase el sonido, sino que tenía el silencio.

A lo largo del casi cuarto de siglo que ha transcurrido desde entonces, Fina García Marruz ha regresado una y otra vez a las páginas de Vigía. En las formas y calidades del ensayo atravesó, en 1993, la noche oscura de San Juan de la Cruz junto a Cintio Vitier, deslizándose por entre la oquedad poética de sus pliegues para viajar hacia la luz y emerger para Hablar de la poesía, tres lustros después. Anunció la Navidad de 1999 en una postal que desde la Atenas de Cuba llegó a los rincones más insospechados, como suele pasar con el acto poético, el “viviente y el escrito” que para esta mujer han sido uno solo.

Barnet: setenta y cinco años de vida al servicio del hombre

Febrero 21, 2015 - 10:15am

Homanaje a Miguel barnetMiguel Barnet ha logrado la hazaña de reproducirse a sí mismo por medio del lenguaje escrito. Lo que en términos plásticos podríamos llamar autorretrato, o en ingeniería genética clonación, o en física cuántica el universo paralelo, es también y para definirlo de manera más sencilla, el resultado de una doble existencia: una transcurre en los veriles de la carne y los trasiegos del tiempo histórico; y la otra pertenece al mundo de la literatura, pero ambas existen conectadas a una fuente en común, que es la espiritualidad del poeta.

El afán de existir es, con certeza, uno de los rasgos más consistentes y se enuncia tanto en la propia dialéctica literaria como en la misma vocación social de Barnet; es un obsesivo impulso de presenciarse en las manifestaciones más disímiles de la historia, y para lograr esta revelación Miguel ha escogido dos condiciones específicas: la bondad y la belleza.

La primera, útil y necesaria porque en ella reside la justicia, el ideal del bien que sostiene la esperanza de una sociedad mejor; la segunda se afirma en la poesía, en un metalenguaje que sintetiza todo el conocimiento adquirido a través de las circunstancias con la atemporalidad con la que el propio espíritu prevalece.

Esta duplicidad no resume queja, angustia, o confusión. Es un manifiesto de combate, es una teoría de guerra, y no precisamente hay que llevar una granada en la mano para ser un soldado. Todo aquel que con su palabra ha defendido la vida, ha validado el proyecto humano en pro de la felicidad común, de la libertad y del amor, es un guerrero. ¿Qué son los poemas si no trincheras en las que poeta resiste?. Al paso de los siglos, cuando otras generaciones se asoman sobre el libro dan fe que desde sus páginas, entre las palabras venidas del tiempo, este poeta nos mira y nos habla resueltamente, nos convoca a su pasión existencial, y nos convence de que pudo vencer al olvido y destruir la nada.

Barnet, aún caminando

Febrero 21, 2015 - 9:30am

Miguel BarnetLa última vez que Miguel Barnet, escritor, poeta, antropólogo vino a Matanzas fue al espacio Miércoles de Poesía que rescató de la memoria cultural matancera el poeta Alfredo Zaldívar.

El memorable hecho ocurrió en la casa donde vivió y murió el poeta y dramaturgo José Jacinto Milanés, en el año de su bicentenario. Hacía un calor insoportable, pero todos lo escuchamos leer poemas inéditos o conocidos. Con maestría concibió casi un perfomance en que las claves de su amplio registro autoral, regresaban a nosotros con la voz, los gestos, las pausas y esos apartes, que en el dialogo teatral se refieren a alguien del público o a todos lo que estaban allí, entre el sopor del verano y las columnas de una casa que ya conocía demasiado de historias alucinadas. Apartes que contribuían a una lectura paralela de una historia íntima y a la vez colectiva, en que podían estar muchos sin sentarse en aquel lugar.

Una poesía que tenía de los mitos que tan bien conoce, de lo cotidiano que vive un hombre, que a veces uno imagina diferente y sin embargo, frente a los lectores y con sus versos extrae con gestos, cargados de signos disímiles y una teatralidad honda y emotiva, las vísceras de sí mismo para dejarlas ante sus pies, como despojos iluminados, deslumbrándonos con la belleza de su sensibilidad, con la potencialidad poética de lo filosófico, lo dramático, lo ético, “que alcanzan un amor implacable” del que habló Eliseo Diego y donde está el mito, todos los mitos (incluidos los contemporáneos) de sus versos, que son tan abarcadores, que a veces se confunden y hacen inatrapables.

Escuchándolo, no podía dejar de ver o remitirme a toda su obra escrita, que va desde el testimonio, la poesía, la novela, hasta el ensayo y el periodismo.

¿Es que Biografía de un Cimarrón, por ejemplo, no es de alguna manera un poema de la nación, un ensayo, una novela que indaga en un ser humano, con sus vivencias intimas de esclavo, cimarrón, mambí, mientras nos revela un país en diferentes etapas de su historia y ese país, a veces nos parece que vuelve a nacer mientras leemos o nos hace nacer, siendo otros, mientras seguimos fervientemente leyendo? ¿Es que Oficio de Ángel, una de sus novelas carece de la fuerza vital de lo testimonial y lo poético? ¿No es esta novela un ensayo sobre una porción de la historia de un país, vista con la agudeza de quien observa lo que le rodea, con la experiencia erudita, la sensibilidad y un don concedido que lo hace distinto en el panorama literario de la nación, sin dejar de beber en el legado de muchos maestros de la tradición literaria, entre los que se incluyen Fernando Ortiz, Lydia Cabrera, José Martí, Heredia, Lezama Lima, Nicolás Guillén?

Tórtola mía, un homenaje a Milanés

Febrero 21, 2015 - 3:53am

José Manuel EspinoComo un homenaje al bicentenario del nacimiento del escritor romántico cubano José Jacinto Milanés, concibió José Manuel Espino su obra “Tortola mía”, que recibió el Premio de Dramaturgia para niños y de títeres Dora Alonso 2014, otorgado por la casa editorial Tablas-Alarcos, del Consejo Nacional de las Artes Escénicas.

“Tomando como punto de partida el poema «La fuga de la tórtola», mi obra propone una recreación de la infancia de Milanés, donde aparece junto con algunas personas importantes en vida durante; que yo conozca, no ha habido antes ningún acercamiento al Milanés niño, al menos así, de forma explícita, desde una perspectiva histórica”, comenta Espino.

“Tortola mía”, concebida para teatro de sombras en una zona y en otra para teatro de títeres, también rinde tributo al importante dramaturgo cubano Abelardo Estorino, “es una relectura de su teatro, de la manera tan enjundiosa con que él ha abordado la figura de Milanés”.

Esta es la cuarta pieza teatral, precedida por Chico (Editorial Gente Nueva, 2004), Verde que te quiero verde (Letras Cubanas, 2010) y De las sin par aventuras del Guajiriquijote y su escudero Calvipanzón (Gente Nueva, 2011).

“Hay un factor común en todas: han sido concebidas como homenajes. Chico, al cine mudo; Verde… a Lorca y a los hermanos Camejo; De las sin par aventuras, al Quijote; y ahora “Tortola mía”, a Milanés y a Estorino”, confiesa el autor.

Sobre “Ronda de los suspiros” y los desafíos del álbum-ilustrado en Cuba

Febrero 21, 2015 - 2:30am

l escritor José Manuel Espino (1966) y el ilustrador y diseñador Abdel de la Campa Escaig (1985) resultaron ganadores del Premio La Edad de Oro 2014 en el género álbum-ilustrado con la obra “Ronda de los suspiros”.

Espino ya había asumido una experiencia de este tipo, Abdel no, pero ambos consideran al álbum-ilustrado un reto estético y una singular manera de comunicarse con el público infantil, sobre todo en los tiempos contemporáneos, cuando la imagen ha tomado un lugar tan preponderante.

Coinciden además en un presupuesto esencial: este tipo de textos tiene un concepto propio, muy bien definido, que suele ser ignorado por completo o confundido con casos como el del libro ilustrado. Según piensan, el álbum-ilustrado surge no por partes sino como un todo, y siempre pensando en la visualidad como fin.

“Ronda de los suspiros”, que la Editorial Gente Nueva publicará este año en un formato de 21 cm x 27 cm, está conformado por un breve cuento escrito en versos y catorce ilustraciones —desplegadas a doble página—, a las cuales se añade la correspondiente a la cubierta.

José Manuel Espino es uno de los autores más significativos dentro de la literatura infantil y juvenil cubana actual. Numerosos premios avalan su extensa obra literaria, que comprende libros como El cartero llama tres veces; Laberinto; El próximo circo; El libro de Nunca-Jamás y Alí Babá y las 40 ilusiones.

Graduado en el Instituto Superior de Diseño en 2009, Abdel de la Campa Escaig se desempeña en la actualidad como ilustrador de Ediciones Matanzas y ha realizado colaboraciones con otras editoriales cubanas como Gente Nueva, Oriente, Abril y Vigía.

Yanira Marimón: Es un reto social despertar el interés de los jóvenes por la lectura

Febrero 21, 2015 - 2:18am

Tocar las puertas del cielo. Yanira MarimónLa escritora Yanira Marimón, quien dará a conocer en la XXIV Feria del Libro Cuba 2015 la noveletapara adolescentes y jóvenes Tocar las puertas del cielo (Ediciones Matanzas, 2014), estima que “es un enorme reto social lograr que la lectura esté entre las prioridades de los niños y adolescentes, lo que resulta imprescindible para su formación y, sin embargo, no siempre se consigue”.

“Los tiempos actuales son complejos, existen numerosas opciones que acaparan la atención de los muchachos y se presentan como fuertes oponentes del libro y la lectura; desde mi experiencia personal, lo que veo en mi casa con mis hijos, en primer lugar están los juegos o los materiales audiovisuales que tanto abundan. ¡Quedan atrapados horas y horasfrente a la computadora o a la televisión! De eso, y no del más reciente libro que han disfrutado, es de lo que generalmente comentan entre sí los niños en la actualidad.”

“Pienso que la sociedad debe preocuparse más en ese sentido, buscar maneras de que la lectura también encuentre un espacio entre ellos, que sea parte de su cotidianidad, y así pueda contribuir a su formación. Esto tiene que asumirse desde un esfuerzo múltiple, donde aparecen como protagonistas fundamentales la familia, el sistema de educación, las instituciones culturales y los medios de prensa, entre otros.”

“¿Los escritores? Sí, también tenemos una misión importante: la de concebir libros que les resulten extremadamente atractivos. Se trata de lectores rigurosos, implacables. Y además tienen características muy específicas. En lo que se escribe para ellos exigen sabiduría, poesía, pero también simpatía, perspicacia, cierto dinamismo y además la verdad. Nada de paños tibios, de vendas. Siempre la verdad. Pienso que resulta esencial que ellos piensen sobre todos los sucesos de la vida, en sus causas y consecuencias”

Algunos modos de recorrer Matanzas

Febrero 21, 2015 - 2:14am

Revista Matanzas (La imagen pertenece a una edición anterior)El poeta es, también, un héroe. En un parque de la ciudad se levanta aquella estatua que lo inmortaliza, una calle importante es bautizada con su nombre, y a dos siglos de su nacimiento todavía se le vitorea, todavía se leen sus versos, todavía se tiene entre nosotros vivo, palpitante. “Héroe es todo el que sustenta un esfuerzo que excede de la común medida humana”, decía el ensayista Jorge Mañach.

El poeta Roberto Manzano ha llamado la atención sobre la hazaña que implica el hacer uso de la palabra con el fin de cristalizar, de eternizar toda una época, todo un estado de subjetividades, de emociones sociales. Ha mostrado asombro ante su capacidad de dar una “unidad de medida”, de materializar esos procesos que son en primer lugar flujo espiritual. Desde la palabra, desde la increíble tridimensionalidad síquica que con esta se adquiere, es levantada la vida en todas sus dimensiones.

He recordado estas ideas acerca del poeta como héroe, de los valores “utilitarios” de de la poesía, de la palabra, pensando en su relación con un impactante ensayo que recoge la revista Matanzas, en su último número, el tres, correspondiente a los meses de septiembre a diciembre de 2015. El texto es de Gastón Baquero, se titula “La poesía como problema”, y es el adelanto de una exquisita selección de la obra ensayística de este autor que, preparada por Alfredo Zaldívar, Ediciones Matanzas presentará durante la próxima Feria del Libro.

En este ensayo, en esta primicia que nos ofrece la revista, Gastón Baquero busca la esencia de la poesía, que, a su juicio, es “una consciente —o inconsciente— imitación textual del ímpetu divino”, y debe permitir “Que veamos lo que está detrás de lo que vimos, y que no repitamos, como si fuera un límite de los objetos y de las sensaciones, aquello que hasta ayer nos fue familiar”.

Menciones en el concurso debate Provincial José Jacinto Milanés en su Bicentenario

Febrero 21, 2015 - 2:13am

Matanzas. Menciones Bicentenario de MilanésLos amigos de mi hijo han empezado a marcharse.
Los amigos de mi madre han empezado a Morir*

Los amigos de mi hijo han empezado a marcharse,
a habitar otros sitios bajo otro sol, otros
lugares donde nunca será igual la intensidad
de la luz.
Se marchan los amigos de mi niño como lo
hicieron los míos cuando tenía su edad. Y no
sé cómo ensañarlo a entender las lejanías, el
paso breve de los otros.
Los amigos de mi madre han empezado a
morir, calladamente, a destiempo, como casi
todos los eventos memorables, que suceden
antes o después de lo previsto.
Se mueren los amigos de mi madre como
morirán los míos de aquí a algunos años.Y
será igual, a destiempo, porque nunca
son propicias las despedidas.
Mi madre y mi hijo se van quedando más solos.
Hay algo que los junta a pesar del tiempo, la
eternidad que se vuelve distante, menos creíble.
Los amigos de mi hijo han empezado a marcharse.
Los amigos de mi madre han empezado a morir.
Y no sé cómo explicarles a ambos, y que lo
entiendan, que los dos actos son una misma cosa.

Yanira Marimón

*1era mención

Raúl Flores y La chica más hermosa del mundo

Febrero 21, 2015 - 2:11am

La chica más hermosa del mundoUn raro lirismo, cierta melancolía, ironía y humor caracterizan la escritura de La chica más hermosa del mundo (Ediciones Matanzas, 2014), volumen de cuentos para jóvenes del narrador cubano Raúl Flores Iriarte.

La chica más hermosa del mundo será presentado durante durante la XXIV Feria Internacional del Libro, Cuba 2015, en el complejo Morro-Cabaña, en la sala Alejo Carpentier, el día 18 de febrero a las 12:00 m., junto con otros títulos de Ediciones Matanzas.

El volumen está integrado por nueve narraciones breves, donde cobran vida en nuestros espacios cotidianos, con perfecta naturalidad, con total verosimilitud, seres extraordinarios como ángeles, sirenas, dragones o unicornios.

La escritora Yanira Marimón se ha mostrado asombrada “por la exacerbada imaginación del autor en estos tiempos en que pareciera que no hay nada más que inventar, y donde casi todas las temáticas que se abordan dentro del género me parecen manidas”.

En este libro, que mereciera el Premio José Jacinto Milanés 2013 en la categoría de literatura infantil y juvenil, Yanira Marimón también resalta “el equilibrio entre la fantasía y un lenguaje dinámico, apropiadísimo para los tiempos que corren”.

Raúl Flores, uno de los más importantes autores de la narrativa para adultos en Cuba, dice que se trata de su primer libro para este tipo de público y que le fue saliendo lentamente, casi sin proponérselo.“Su gestación fue en verdad muy larga. El cuento inicial lo terminé en 2004; el último, en 2013. El ritmo fue de casi un cuento por año. El primero se lo di a leer a una amiga y ella me dijo de pronto: «Esto parece un cuento para niños, ¿por qué no escribes cuentos para niños?». Le respondí: «No sé cómo se hacen». Y te aseguro que en cierta forma todavía lo desconozco.

Guateque con Néstor Ulloa

Febrero 20, 2015 - 10:45am

Museo Palacio de JuncoCuando un poeta le gana la batalla al tiempo y
queda más allá de su muerte física,
eso quiere decir que está enraizado en la verdad
y en la pureza de los altos ideales.

Ricardo Vázquez

Néstor Ulloa Rodríguez es un poeta que se ha quedado aprehendido en la exaltación de un pueblo. Nació en la ciudad de Matanzas el 18 de marzo de 1920, y en medio de la pobreza vivió su niñez y juventud en una finca del municipio Limonar. Las malas condiciones reinantes, las injusticias sociales y las limitaciones económicas propias de su estatus social, despiertan una inquietud poética que florece desde los primeros años.

Se aproximó a los grupos literarios de Matanzas con una incipiente décima inspirada en el hombre del campo y la ciudad que asentía su propia formación. En los años finales de la década del 40 del siglo XX ya apuntaba hacia un vertiginoso desarrollo con un sello inequívoco en su expresión. Supo adornar jocosamente imágenes elaboradas desde sus vivencias. Aprendió con premura, mostró a diario sus avances, atesoró mucho en materia de poesía y no lo restringió. Aportó a los poetas matanceros de entonces.

Situó la décima en función de preocupaciones muy cubanas, que en esos momentos precisaban hallar una vía para transitar con integridad. Fue hábil al mostrar una mirada de la existencia del pueblo, sin simulaciones, sin artificios. Concibió sus poemas con guajiros y obreros, colmados de saludos y sonrisas, de sufrimientos y anhelos. Desde ahí se erguía el secreto de su legado.

La consistente proceridad de Juan Gualberto Gómez*

Febrero 20, 2015 - 10:19am

Juan Gualberto Gómez (Sabanilla del Encomendador, Matanzas, 1852 – La Habana, 1933) se aparecía de vez en cuando por el habanero Club Atenas, donde solían reunirse personalidades de la raza negra. A su llegada lo recibían con alborozo pero también con profundo respeto. Era 1929 o 1930. Protagonista de momentos gloriosos de la historia de Cuba y considerado uno de los hombres más influyentes del panorama político republicano, es obvio que proyectara cierto halo de distinción.

Acaso en el Club Atenas Juan Gualberto frunciese repentinamente el seño. Quizás, después de echar un vistazo en aquel lugar público, le habría parecido atisbar una presencia que le ensombreciese el ánimo: cierto contendiente que lo atacara desde la prensa, con aquellas caricaturas o escritos que lo satirizaban y lo demeritaban injustamente. Pero no le duraría demasiado la incomodidad, aquello no podía ocurrir en el Atenas, donde siempre él despertaba tanto fervor entre sus asiduos, donde no tenía cabida ese tipo de elementos.

Juan Gualberto entraría ya sin reservas, saludaría sonriente a un lado y a otro, y, como era costumbre, después que se acomodara, todos callarían solemnemente para que él empezara a hablar, “primero en voz baja, apenas perceptible, y enseguida con viva animación y lleno de tono”.2 El gran orador que era tomaría el control de la concurrencia, se desplazaría de un registro grave a una nota de humor y, muestra de su amplia cultura, abordaría con fluidez numerosos temas, aunque sus preferidos eran la política y los sucesos históricos del pasado.

Hay otros elementos que van más allá de la palabra y debían tener “un efecto sugestivo” en el auditorio, que en general acababa por asumirlo como alguien “de misteriosa atracción”:3 su mirada incisiva, detrás de los espejuelos, el refinamiento y la sobriedad de sus modales, así como su característica melena, que resaltaba mucho, y tal elegancia en el vestir que Sanguily lo había llamado el Petronio moreno. Asimismo, ya como detalle de fondo, habría que imaginarlo con una copa de vermut —la única bebida alcohólica que tomaba— servida en la mesa, fumando alguno de los cinco habanos que invariablemente colocaba en su tabaquera antes de salir de la casa, y no lejos de él, su infaltable paraguas.

Camino al funeral de Quesada y Aróstegui1

Febrero 20, 2015 - 3:46am

Juan Gualberto G.Juan Gualberto Gómez pronunciaría las palabras de despedida de duelo de Gonzalo de Quesada y Aróstegui, quien falleciera en Alemania, donde se desempeñaba como embajador. Sus cenizas arribaron a Cuba en 1919 e iban a recibir enterramiento en el cementerio de Colón, en La Habana.

La comitiva oficial que llevaría a cabo este acto solemne se desplazaba en un numeroso grupo de automóviles. La mayor parte de ellos eran muy lujosos, de último modelo, y contrastaban con la modestia del medio de transporte alquilado en el que iba Juan Gualberto.

En medio de su proverbial honradez, él nunca había contado con recursos para comprarse un auto propio. Tomaba ómnibus como un ciudadano cualquiera y en momentos especiales como aquel, a lo que más podía aspirar era a contratar los servicios de un chofer llamado Manuel, dueño del Ford bastante pasado de moda en el que viajaban hacia el cementerio de Colón.

Durante el trayecto, en cierto momento, un policía de tránsito los hizo detener. Juan Gualberto pensó que era solo una breve parada para realizar ajustes en la marcha de la comitiva. Pero se percató alarmado de que ellos habían dejado de avanzar y la comitiva se alejaba a toda marcha.

De inmediato, Juan Gualberto le pidió a Manuel que le preguntara al policía de tránsito qué pasaba. Así lo hizo el chofer y la respuesta que le dieron fue que se encontraban dándole paso a la comitiva oficial del entierro, a la que los viajeros del vetusto Ford no parecía pertenecer, por el aspecto “poco distinguido” del vehículo.

Carta de Juan Gualberto Gómez a su madre

Febrero 20, 2015 - 2:10am

Habana, 21 de junio  de 18951

Mi querida mamá: en mi poder su deseada del día 18. Por el amigo Sotolongo, que estuvo a verme el miércoles, he sabido de Uds., y me he enterado de que las niñas estuvieron malas.2 Pobres hijitas, que todos los veranos se me llenan de granos. Eso es anemia, y hay que tenerlas bien frescas y darles baños de mar. Dicen que allí hay muchos tiburones. Tengan cuidado, y no dejen de bañarlas.

Aquí estuvo tía Cristina a verme; la pobre sigue como siempre con su brazo enfermo. No puedo creer que eso no tenga cura; lo que sucede es que la miseria en que vive no le ayuda. Me trajo medio peso, que no quise coger, pues al contrario yo quería darle algo. Figúrese el trabajo que le habrá costado reunir medio peso para traérmelo: eso representa para mí mucho más que muchos centenes de un rico.

1Tras los hechos de Ibarra, la familia de Juan Gualberto emigró a Cayo Hueso rápidamente. Hacia allá fueron su madre Serafina Ferrer (1835-1917) y su padre Fermín Gómez (1820-1903); la esposa, Manuela Benítez Mariscal, y los hijos que había tenido con ella: Juan Eusebio (Ceuta, 1882 - La Habana, 196…), Manuela María (Madrid, 1888 - La Habana, 1972), Juana María de la Concepción (La Habana, 1891- 1982) y Alejandrina (La Habana, 1893 - 1971). Fue también María Ana (Ceuta, 1877 – La Habana, 1958), que Manuela tuvo en un matrimonio anterior, y que Juan Gualberto asumiría como una hija más. Junto con todos ellos partirían a Cayo Hueso Dolores (llamada Loló o Dolorita) y Sara Malagamba, ahijadas de Serafina.

El religioso que acompañó a Plácido en su calvario hasta el fusilamiento

Febrero 19, 2015 - 6:28am

Ilustracion y FeEl padre Manuel Francisco García, el religioso que acompañó al poeta cubano Gabriel de la Concepción Valdés (Plácido) en su calvario hasta el fusilamiento, ha motivado la biografía Ilustración y Fe, de la investigadora Caridad Contreras Llorca, que acaba de ser publicada por Ediciones Matanzas y se hallará entre sus novedades durante la XXIV Feria Internacional del Libro, Cuba 2015.

El clérigo asumía entre sus deberes sacerdotales la atención espiritual a los condenados a muerte en la ciudad de Matanzas, circunstancia que lo llevó a compartir los últimos momentos de Plácido, a quien fusilaron en junio de 1884 tras considerársele uno de los cabecillas de la Conspiración de la escalera.

Según se dice en Ilustración y Fe, el padre García “es el único de quien hay noticia cierta de que visitara a Plácido” en ese trance dramático, por lo que parece irrefutable su participación en “el rescate, para la posteridad, de las últimas composiciones de Plácido” (los poemas “Plegaria a Dios” y “Adiós a mi lira”).

En la biografía se recuerdan sucesos que relacionaban a Plácido y al padre García antes de este dramático acontecimiento, específicamente el hecho de que el poeta mulato le dedicara “varias composiciones religiosas, llenas de sentimiento”, las que en general fueron inspiradas por sus múltiples aportes a la ciudad, no solo en el plano eclesiástico.

El investigador Urbano Martínez Carmenate considera que Ilustración y Fe lleva a cabo ante todo el rescate de una olvidada personalidad de la cultura matancera, que “en un periodo en que el obispo Espada centraliza el proceso de la Ilustración en la Isla”, se suma a ese esfuerzo de enfrentamiento a lo retrógrado”:

Adorno corporal y pensamiento simbólico: una aproximación necesaria

Febrero 19, 2015 - 2:25am

SimbólicoTodas las culturas han recurrido tradicionalmente a los símbolos para inmortalizar y expresar sus conocimientos, sus anhelos, sus conquistas. Estos se manifiestan de distintos modos adaptándose a las circunstancias y en muchas ocasiones el arte ha sido expresión de los mismos.

El símbolo, además de su elevada connotación semántica, es portador de emociones, las que se encuentran en estrecha conexión con el ámbito social al cual tributan. Algunos autores denotan el carácter antropológico de los mismos; tal es el caso de María Teresa González (1986:110) quien al respecto plantea que:

(…) el símbolo (…) se presenta como la forma más idónea y valiosa de entender el comportamiento humano y la dimensión cultural de éste, permite alcanzar una coherencia a la realidad, articularla comprensivamente, logra humanizar el entorno, hacerlo cercano y asequible, subjetivarlo y atraerlo a la conciencia (…) en definitiva, porque el símbolo posibilita acortar la distancia que existe entre las cosas, otorgándoles un sentido, un lugar.

Esta aseveración permite asumir al elemento simbólico como portador de un conglomerado de significados del contexto en el que se origina, no a modo de sumatoria, sino como mecanismo unificador, portador de riqueza cultural capaz de erigirse en ¨núcleoepistemológico¨ González (1986: 113). En el caso de las comunidades antiguas, el arte se convierte en una especie de actosimbólico que contribuye a la comunicación con lo sagrado.

El acto de adornarse históricamente ha constituido expresión del pensamiento simbólico de los diversos grupos humanos. El uso de ornamentos convierte a la persona en portadora de un mensaje particular. El hombre posee características naturales, pero al llevar accesorios varía en alguna medida el mensaje inicial que transmite su imagen. El cuerpo se erige en soporte. Es el mediador entre el ser y los objetos corporales. Según Manuel Benavides (2013:24) ¨ Los cuerpos (…) son jeroglíficos sensibles porque son surtidores de símbolos; de ahí que hasta cierto punto adquieran carácter sagrado al portar estos bienes.

Alberto Tarascó: un promotor de la plástica matancera.

Febrero 19, 2015 - 1:05am

Promoción de las Artes PlásticasEn el transcurso del siglo XIX Matanzas había alcanzado un poderío económico que no fue extensivo a todas las esferas de la cultura dentro de la cuidad. Entre las más desfavorecidas estuvo la enseñanza de las Artes Plásticas. Al parecer, la sociedad adinerada matancera concentraba mayor interés en la colección de obras de artes que en la enseñanza de la misma, aunque la ciudad contaba con talentos con los cuales pudo abrirse una Academia de Pintura, idea que no llegó a consumarse.

Hacia 1915, Matanzas ya no ostentaba la riqueza de aquel entonces, de las colecciones particulares de arte solo quedaba alguna obra dispersa, sobreviniendo de pronto el apelativo de Ciudad dormida. Alrededor de esa fecha, llega a Cuba, procedente de Ciudad México, un pintor catalán graduado de la Academia de Barcelona, para asentarse próximo a las márgenes del río San Juan, justo cuando las antiguas academias particulares para enseñar a pintar habían desaparecido de la ciudad.

Alberto Tarascó Martínez (1891-1952) al radicarse por largo tiempo en Matanzas, reside en diferentes lugares, siendo la calle Tello Lamar No. 27 donde primero vivió y comenzó a impartir clases particulares de pintura, fundando más tarde una Academia privada, centro artístico donde recibió inspiración y aliento la generación de escultores y pintores matanceros que hoy se destacan con personalidad propia en el mundo del arte, al decir del artista José Felipe Núñez Booth.

Para algunos, afable, paternal, educado, con buenas relaciones humanas, artista inspirado, con tendencia academicista sin evolucionar al arte moderno; para otros, enigmático, con notables errores en la composición pictórica.

Moinelo, equilibrio y magia del color

Febrero 19, 2015 - 1:02am

Manuel Moinelo OleoPienso que mi pintura obedece a mi visión del mundo y de las cosas,
una visión muy particular, que trato de expresar espontánea y libremente,
como solo puede hacerlo un creador en un sistema social como el nuestro.

Manuel Moinelo.

Antonio Manuel Moinelo Piñeiro (Matanzas, 13 de junio de 1941) es un pintor pródigo, pinta en serie, algo difícil de igualar. Cualidades determinantes le distinguen en su larga carrera: constancia, tenacidad y entrega total a su obra.

Su formación artística (en gran medida autodidacta) comenzó en la Escuela Provincial de Artes Plásticas de Matanzas, donde cursó estudios sin llegar a graduarse. Compartió aulas con Manuel Hernández, José Ramón Chávez, Francisco Cobo, Agustín Drake y José Fundora, estos últimos también le impartieron docencia.

El desarrollo de su obra obedece básicamente a la técnica de óleo sobre lienzo. Pero su producción artística se ha extendido más allá, al diseño, la escultura, el grabado y el dibujo; además de dedicarse al arte matérico y vincularse a la técnica mural.

Durante veinte años, de manera orofesional se dedicó al diseño gráfico, reconocida labor que se patentizó en afiches, carteles y lumínicos, cobertura de fiestas populares, y jornadas ideológicas, culturales, deportivas y sociales, en general.En 1970, dirigió el Semanario Humorístico VAN – VAN. Fue colaborador del Suplemento Yumurí. Laboró como técnico de montaje en la Galería de Arte de Matanzas, fue escenógrafo del Teatro Sauto y diseñador de la Dirección Provincial de Cultura. Actualmente se desempeña como artista independiente.

Un compendio formidable de acción y emoción

Febrero 18, 2015 - 12:19pm

Historia del teatro en 105 argumentos de Liuba CidRecuerdo que a los que inauguramos la carrera de Dramaturgia en el Instituto Superior de Arte habanero no nos gustaba mucho el ejercicio de narrar las acciones o acontecimientos fundamentales de una obra teatral. Teníamos prisa por plasmar nuestras tempranas historias y nos solía aburrir aquello de encontrar lo esencial en los grandes textos ajenos.

Ahora la madrileña Ediciones Cumbres nos ofrece un libro de la destacada directora teatral y dramaturga Liuba Cid que recorre buena parte de la historia del teatro a través de la nítida y sabia plasmación de 105 argumentos de los mejor de la literatura dramática universal.

Tal como proclama la portada –de un libro que es además un objeto hermoso, gracias al inteligente diseño de Carril Bustamante- se trata de “una herramienta de consulta imprescindible para estudiantes, profesionales y amantes del teatro”. Y es mucho más. Leyendo con cuidado la forma en que Liuba Cid sintetiza, organiza, en alguna medida interpreta los argumentos me percato de que está la visión de una exitosa directora pero también hay huellas de la labor docente de Liuba o de su sabiduría para versionar como dramaturga varios títulos clásicos.

Aunque prima la fidelidad a los argumentos originales y se localiza una vocación de poner el texto al servicio del repertorio de las compañías o de la voz de los profesores, la autora lo puede hacer con tanta eficacia gracias a lo intensa y sólida que ha sido su propia carrera.

Este singular y brillante recorrido me recuerda la importancia que confiere el dramaturgo y gran profesor de escritura teatral Mauricio Kartum a los puntos de inflexión como elemento cardinal del esa amalgama de imágenes, emociones y rostros con las que trabaja el autor teatral. El maestro argentino pone el ejemplo del carnicero que pica por las coyunturas para garantizar la fluidez del trabajo o la intuición de los fontaneros (en Cuba le decimos plomeros) para localizar en los codos de la tubería los lugares donde más materia se concentra. Kartum es heredero de Brecht –entre otros muchos nutrientes escénicos y culturales- y confiere especial atención a los puntos de giro; esos varios momentos en que una obra teatral cambia de sentido argumental o enfatiza por otros caminos las ideas y las pasiones en juego.

Los pájaros en la noche *

Febrero 18, 2015 - 12:01pm

Los pájaros en la nocheBalada Jake y Mai Britt, de Yerandy Fleites esta inspirada en Pájaros de la noche, de Tormod Hauguen y acaba de obtener el Premio La Edad de Oro de teatro para niños y títeres, 2014.

La manera en que el autor traspola argumento, situaciones, personajes, del texto fuente es algo que muestra la sensibilidad y originalidad con que el dramaturgo reinterpreta la esencia de lo narrado, en su libertad para romper los paradigmas que el texto inspirador le impone y del cual él escapa, buscándose en otro espejo.

La recreación de Fleites nos entrega una obra compleja en su estructura, en el uso y recreación del lenguaje y especialmente desde el punto de vista temático. Este texto, junto a otros, destruye las convenciones y estereotipos sobre la temática infantil en la dramaturgia cubana. Maneja una estructura abierta a numerosas interpretaciones, con códigos que juegan entre el universo infantil y el adulto, al que no ofrece concesiones y esa es una manera de subvertir los tabúes estéticos, que la propia realidad escénica de la nación le impone.

Aunque sucede en un contexto y con una atmósfera ajena a nuestra realidad, en esencia son situaciones que pueden acontecer entre niños de cualquier latitud y es en este aspecto, donde el olfato autoral de Fleites se hace visible en tanto recurso que nos distancia y crea una relectura de sus códigos que hace más sutil e inteligente la recepción de los referentes.

Dividida en tres cuadros La niña fría, con cuatro escenas; Los pájaros de la noche, con cuatro escenas; Pacto con el otoño, con cinco escenas. Algunas de estas escenas, marcadas por el paso del tiempo (conceptualmente pausas temporales, que él acota: tiempo) o la caída de las hojas, imagen hermosa, dramática y de un lirismo muy personal, donde se personifica el otoño, metáfora hermosa, dramática.

Antón Arrufat: “Déjense llevar por esa otra cosa”

Octubre 23, 2014 - 3:25pm

Vías de extinción“Otra cosa”, “un mundo distinto” al que había dado a conocer previamente, afirma haberse propuesto Antón Arrufat en Vías de extinción (Letras Cubanas, 2014), con el que retorna a la poesía luego de quince años sin publicar ningún libro de ese género literario.

“Traigo un mundo distinto —dijo el autor— que tal vez sea el mismo pero visto desde otra perspectiva, desde otro lugar. Por eso le puse Vías de extinción. Vías que van hacia un final o hacia un principio”.

“Ha sido un tiempo largo el que empleé para escribirlo. Lo fui acumulando, y en la medida en que lo hacía me iba diciendo: «Estás haciendo otra cosa». Y me dejé llevar por esa otra cosa. Les recomiendo a todos los que escriban que se dejen llevar por esa otra cosa.”

Vías de extinción, Premio Nicolás Guillén el pasado año, fue dado a conocer en la Casa de las Letras Digdora Alonso, sede de Ediciones Matanzas, como parte de una gira de Arrufat por varias ciudades del país para promover su cuaderno de poesía.

Antón Arrufat: "Milanés, un misterio que cada generación necesita develar"

Octubre 23, 2014 - 1:22pm

Jose jacinto MilanésAntón Arrufat, Premio Nacional de Literatura, aseguró que José Jacinto Milanés, de quien se celebran los doscientos años de su nacimiento, “es uno de los escritores más interesantes y enigmáticos de la literatura cubana, razón que justifica su permanencia, su perennidad”.

“Milanés ha sido siempre muy atractivo; Milanés es un misterio que cada generación necesita develar. Queda bastante por conocer de él, no solo a partir de la perspectiva literaria, sino también desde otros saberes, desde otros campos de estudio”, dijo.

Realizó estas afirmaciones tras recibir el sello Bicentenario de José Jacinto Milanés que, como parte de las celebraciones por este acontecimiento, se ha entregado en la ciudad de Matanzas a varias personalidades con un aporte significativo a la cultura de ese territorio y a la del país.

El reconocimiento le fue otorgado en la Casa de las Letras Digdora Alonso, sede de Ediciones Matanzas, donde se presentó su libro de poesía Vías de Extinción (Letras Cubanas, 2014), Premio Nicolás Guillén.

Imagen y palabra. ¿Comunión o conflicto de intereses?

Octubre 22, 2014 - 11:22am

DE limites y ConvergenciasLa relación palabra / imagen en la literatura y el arte latinoamericanos, desde una perspectiva centrada en las tensiones y contactos entre representación verbal y visual y en los modos de relacionarse entre ellas, son los ejes centrales del fundamental estudio[1] de Mario Boido.

Boido, doctorado en la Universidad de Toronto y profesor del Departamento de Español y Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Waterloo, hace galas en este tomo de su especialización en Cultura Visual y Estudios de palabra/imagen.

Con una valiosa introducción, cuatro capítulos, epílogo e importantes anexos donde aparecen reproducciones de algunas de las obras estudiadas, el autor cumple su itinerario. El viaje comienza con una historización de las caracterizaciones y gradaciones vertidas, a lo largo del tiempo, en torno a la relación palabra/imagen. Una nómina que va de Gotthold Lessing a Da Vinci, visitando a Simónides de Ceos y sus metáforas sensoriales, apunta hacia el debate que estas representaciones y la relación entre ellas ha suscitado. La inmersión del autor en la crítica contemporánea evidencia el énfasis en la diferencia, en lo que no tienen en común palabra e imagen; aunque también estudia el significado de algunas similitudes, apoyándose en valoraciones de Jacqueline Lichtentein. Boido referencia las motivaciones y objetivos de una investigación teórica sobre esas disparidades y semejanzas y registra la necesidad de un modelo alternativo que evalúe la problemática en el campo de una crítica filosófica, centrada en el análisis de imágenes visuales y verbales.

Eliseo Abreu Hernández: "Un primer libro es un momento de cambio"

Octubre 21, 2014 - 1:02pm

A golpe de JazzEl poeta Eliseo Abreu Hernández acaba de publicar su primer libro: A golpes de jazz (Ediciones Matanzas, 2014), hecho que considera ante todo “como un momento de cambio, el establecimiento de un antes y un después, de un compromiso mayor”.

“El primer libro es el gran sueño de todo escritor principiante, pero una vez que esto se hace realidad, entonces se ve que se trataba solo de un escalón inicial, y que en lo adelante se abre una nueva etapa”, comentó el novel autor tras la presentación oficial de cuaderno de versos en la Casa de las Letras Digdora Alonso, sede de Ediciones Matanzas.

Eliseo Abreu Hernández (Jovellanos, Matanzas, 1961) resultó finalista en 2009 del premio de poesía de la revista La gaceta de Cuba, obtuvo mención en el concurso América Bobia 2012, segundo premio del concurso nacional Modesto San Gil 2012 y premio del encuentro-debate provincial José Jacinto Milanés 2012, entre otros reconocimientos. Anteriormente había publicado poemas en varias revistas cubanas.

Un trago de "noseque" Entrevista a Abel G. Fagundo

Octubre 21, 2014 - 11:10am

Abel G. FagundoEntrevista publicada en el libro “12 creadores entrevistados, coordenadas de arte y literatura” Ediciones Aldabón, Matanzas. Cuba. 2011 

Perdido entre las PCs del nodo que administra casi parece un hombre ce ciencias. Pero no engaña a quienes conocen de los extrañamientos literarios que lo bautizan como un hombre de letras, ilustrado por demás, dentro de una generación de poetas matanceros que incluye a Israel Domínguez, Mae Roque, o Derbys Domínguez, por solo mencionar algunos.

Tímido solo en los primeros momentos de la conversación, pero siempre cordial, jodedor cubano, amigo de cantinas y de amigos, gusta de reconocer en público cuanto ama la poesía, los pulóveres anchos y las gorras que esconden. Abel González Fagundo es de los pocos que hacen del mañanero trago de “noseque” un pretexto casi elegante para filosofar.

Ediciones Vigía publicó en 1999 “Golpes de Dios”, Premio Rilke al Joven Poeta, distinción que otorga esta casa editorial.

Siempre te has considerado un marxista convencido ¿Dónde coloco entonces estos Golpes de Dios? El propio Rainer María Rilke afirmaba lo de no fiarse de la superficie, porque en las profundidades todo se hace ley…

Siempre es demasiado tiempo.. Te comentaba que una vez escuche – o leí en algún sitio – que cada ser humano lleva consigo un espacio, una oquedad que sólo la llena Dios. Como muchos seres humanos he pasado por momentos de dudas, de crisis existenciales, de redescubrimientos; pero creo que en este momento, ya cercano a los 40 años, tengo algunas cosas definitivamente resueltas – espero por mi bien que no todas – Una de ellas es la certeza de que viviré el resto de mi vida con esa oquedad vacía. Soy ateo, mi argumento para serlo es quizás ingenuo, simplificador; pero no he conseguido conciliar la existencia de Dios con la razón. 

El Futuro sin futuro

Octubre 21, 2014 - 10:49am

Portada de Futurama-poemario de derbysSiempre he creído que hay dos maneras de cruzar un océano. La primera es a través de la imaginación y la segunda a través de las alas de la imaginación. Una apócrifa tercera opción sería a través de la conciencia, pues es ella quien nos hace atravesar todas las estaciones del ser.  Hago este señalamiento para introducir mi idea de que lo que más trasciende de un libro es su visión de la realidad y que lo demás no tiene mucha importancia si comprendemos que, al llegar a la última página, algo ha variado en nuestra realidad. El libro de Derbys Domínguez: Futurama (Ediciones Matanzas, 2013) forma parte de ese empeño de percibir el mundo con los ojos de la conciencia, que es como decir: los ojos del futuro. Apenas nos introducimos en él nos topamos con unos versos que nos obligan a replantearnos las diferentes visiones que tenemos del futuro:

Quiero saber si el último hombre del mundo escribirá correctamente
su nombre y sin faltas de ortografía.
¿Qué hará con la Historia;
su memoria recordará la Primera y la Segunda
       Guerras Mundiales,
el día que sobre Hiroshima cayó
aquel humo que cegó al hombre
del futuro?

La herencia escénica de lo popular

Octubre 18, 2014 - 9:43am

Portada de Teatralidad y Cultura Popular en Virgilio PiñeraAmado del Pino no lo sabe pues nunca lo hemos hablado, pero desde que yo estudiaba en el bachillerato (de eso hará pronto veinte años) leo y escucho sus opiniones teatrales. Leía sus artículos en las revistas Tablas, Conjunto y Revolución y Cultura y en los dos diarios de tirada nacional que aún tenemos en Cuba: Juventud Rebelde y Granma. Escuchaba cada lunes los guiones que escribía para el programa radial “Aquí el teatro”, transmitido por la cadena CMBF, y que significaba, en los finales de la década de los noventa del pasado siglo, posiblemente la mejor forma de estar al tanto de la cartelera escénica de La Habana con una visión no solo informativa sino teatrológica. Por suerte muchos de los textos de Amado que dibujan el panorama teatral cubano han sido compilados por él mismo, con la colaboración de su imprescindible compañera Tania Cordero, en un par de volúmenes, a los que espero se sumen futuras ediciones que contengan los materiales recientes aún no reunidos en un libro.

Y es que al teatro, posiblemente, no haya mejor forma de salvaguardarlo que así: levantando un altar a la memoria. Proponiendo en la crónica, a medio camino entre la concreción del suceso y el punto de vista personal, una opción de recuerdo, un camino que se sume a las fotografías y los (a menudo imposibles) vídeos de los espectáculos y que permita, generación tras generación, conservar algún documento que oriente a quien no fue testigo. Quizá un arte que se construye de imágenes y palabras evanescentes merezca perpetuarse con el enfoque subjetivo de alguien que analiza a partir de elementos objetivos.

Gerardo Domenech Gener: patria y verdad

Octubre 17, 2014 - 2:05am

Gerardo Domenech GenerA María de los Dolores Aguirre Michelena
                                                                                
Entre los miles de cubanos que se sumaron a la Guerra del 95 en pos de lograr la independencia total de la metrópoli española, se destaca el matancero Gerardo Domenech Gener. Escasamente abordado por la historiografía nacional, amerita mayor atención por el rol que desempeñó durante  la génesis y eclosión de esta contienda definitoria.

Gerardo María Pedro Ronulfo, nombre con el que fue bautizado, nació el 27 de mayo de 1867 en la calle Real, No. 43 en el poblado de Bemba, hoy Jovellanos, Matanzas. Sus padres fueron José Gerardo Domenech Marrero, propietario de una fundición y Dolores Gener Puñales. Según documento conservado por María de los Dolores Aguirre Michelena, de esta unión nacieron siete hijos Ana Josefa, María Teresa, Gerardo María Anselmo, que falleció prematuramente, Gerardo María Pedro –protagonista de esta historia–, Dolores Cástula, Salvador de la Luz y María Cristina.

Legado de las familias Gener y Guiteras

Por vía materna el abuelo del futuro prócer fue José Gener Bohigas, hermano de  Tomás Gener (1787-1835). Proveniente la familia de Cataluña, este último se había establecido en Matanzas hacia 1808, erigiéndose pronto en uno de los más notables benefactores de la urbe.


http://mardesnudo.atenas.cult.cu
http://www.atenas.cult.cu
http://www.facebook.com/mardesnudo

MAR DESNUDO...Revista de Arte y Literatura auspiciada por el Centro Provincial del Libro  y la Dirección Provincial de Cultura. Matanzas.Cuba.  Editores: Laura Ruiz Montes y Abel G. Fagundo. Prensa: Norge Céspedes. Sitio hecho con Drupal. Optimizado para una resolución de 1024 X 768. Se recomienda la navegación con Mozilla Firefox.

Premio Hispanidad y MestizajeLa Asociación Hispanidad y Mestizaje, es un Programa Intercultural independiente de cualquier organismo o institución pública o privada, nacional o internacional, e independiente también de cualquier ideología política, económica, social o religiosa.

Este sitio se distribuye bajo licencia Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 1) Se puede copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra siempre que se de  crédito a la fuente y al autor. 2) No se permite la modificación, la alteración o la transformación del contenido original, aunque se pueden utilizar fragmentos del mismo bajo lo expuesto en el parámetro 1.