Bahía de MatanzasUn valioso acercamiento a las Artes Plásticas de la provincia de Matanzas entre el siglo XIX y la primera mitad del XX es propuesto por un libro de ensayos que acaba de publicar la investigadora Mireya Cabrera Galán.Luces de la ciudad. Páginas de las Artes Visuales en Matanzas, como se titula el volumen, examina la obra de artistas “mayores o menores” y determinados procesos que se produjeron durante la etapa estudiada.

Dado a conocer por Ediciones Matanzas, este título reúne ocho ensayos, que en su mayoría habían sido publicados previamente por la autora, durante la última década, en la revistas Mar Desnudo y Matanzas.

“Ahora, reunidos los textos en este libro, en un solo cuerpo, cobran un nuevo significado, una nueva vida, y ofrecen un panorama de momentos significativos del devenir de las Artes Plásticas en nuestro territorio”, afirma Mireya.Con edición a cargo de Lincoln Capote Peón y diseño de Johann E. Trujillo, el volumen comienza con un estudio del quehacer de los grabadores franceses en la Matanzas del siglo XIX, específicamente los casos de Federico Mialhe (1810-1881) y Eduardo Laplante (1818-1860).

En un segundo trabajo se hace referencia a los que pudieran considerarse los primeros “críticos de arte” de esta localidad, Eusebio Guiteras Font (1823-1893) y José Manuel Ximeno Fuentes (1824-1883),  y luego es abordado el quehacer de los primeros paisajistas que reflejaron la naturaleza matancera: Ramón Bear, Alfredo Marsillac y Esteban Chartrand Dubois, entre otras figuras.

En Luces de la ciudad se presenta asimismo una aproximación a un grupo de artistas matanceros de la primera mitad del siglo XX: los pintores Alberto Tarascó, Esteban Valderrama, Francisco Cobo, Luis Barés Coronado y Rafael Soriano López, y los escultores Manuel Rodulfo Tardo, Juan Snard y Agustín Drake.

Llama la atención igualmente un texto acerca de la formación de la Escuela Provincial de Artes Plásticas a mediados del siglo XX, donde se abordan sus antecedentes, detalles del proceso de creación de la misma y referencias a los numerosos artistas y personalidades que tuvieron vínculos con este centro.

También forman parte de este libro ensayos sobre la vida y obra de Margot Colosía, Francisco Coro Marrodán y José Manuel Acosta —considerado uno de los precursores del arte moderno en Cuba—, así como un estudio de la colección de arte africano de Lorenzo Padilla, donada al Museo de Arte de Matanzas.

Licenciada en Historia por la Universidad de La Habana, la investigadora Mireya Cabrera Galán (1963) ha publicado los libros Úrsula Deville: pasión y canto (1993), El Ateneo de Matanzas (2000) y Agustín Acosta: Aproximación a su vida y obra (2009).Ha recibido los premios Pinos Nuevos 1999, Biografía y Memorias 2009 y el de investigaciones culturales del Centro Nacional de Investigación y Desarrollo de la Cultura Cubana Juan Marinello, entre otros.


Por: Norge Céspedes