Teatro PapalotePróximo a celebrar su aniversario 51,  el 21 de junio (1962-2013) el Teatro Papalote se mantiene creando nuevas vías para diversificar el alcance social de las ofertas o propuestas que brinda a la población. Es parte de su sello de identidad pues –como escribiera la cooperativa de escritores Wu Ming– “nadie tiene ideas que no hayan sido directa o indirectamente influidas por las relaciones sociales… y si la génesis es social, el uso y disfrute, a su vez, debe permanecer social”.

Institución fundacional en el movimiento teatral matancero, a lo largo de más de medio siglo de labor ha reafirmado una política de expansión de la cultura teatral para niños y de títeres. Desde su creación en 1962 –entonces como Guiñol de Matanzas– mostró esas inquietudes mediante acciones que han seguido vivas y se han trasmitido a los renovadores propósitos actuales.
 
Muestra de ello son el Taller Internacional de Títeres (bienal, desde 1994), los 16 años del proyecto sociocultural La Calle de los Títeres, las cuatro ediciones de los Estudios de Primavera, trece Temporadas Narices Rojas, los encuentros anuales de Papalote por dentro y Mirada al Texto.
Más allá de este amplio plan de eventos, es significativa la política de estrenos para mantener fresco y activo el repertorio del grupo. Actores experimentados comparten el retablo con los jóvenes procedentes del Joven Taller de Papalote, uno de los tantos organizados por el grupo para formar generaciones de jóvenes interesados en el teatro para niños y de títeres. La interrelación y patrocinio de editoriales provinciales, nacionales e internacionales, con publicaciones de dramaturgia para la especialidad y materiales técnicos artístico en la confección y animación del arte de los títeres.
 
Esta continua creatividad se refleja en la sistematicidad de funciones de fines de semana con un debate constante de su activo repertorio con la población. Asimismo, las funciones en municipios, instituciones, festivales, giras nacionales e internacionales, así como la participación en eventos, enriquecen las relaciones con otros espacios y espectadores.
 
Otra manera de entregar arte a nuestro público son las diferentes exposiciones que se muestran en la galería-vestíbulo de nuestra institución: al menos cuatro cada año, a partir de los fondos patrimoniales de Papalote o préstamos de otros artistas o grupos. La diversa documentación conservada en nuestros archivos es fuente de documentación para investigaciones de todos los niveles. Y no sólo se puede venir a buscar ese saber titiritero a la sede de Daoiz 83: varios profesionales del grupo son maestros de especialidades teatrales en centros docentes de la ciudad.
 
El cuidado de la instalación, la calidad de la atención al público que nos visita, son premisas de nuestra labor. Es de mucha satisfacción para todos los trabajadores del Teatro Papalote sentir cómo la población valora y respeta nuestra institución que se ha ganado un reconocimiento en la Cultura Cubana.

Nota: Teatro Papalote

Foto: Archivo Teatro Papalote