Premio de poesía en la primera convocatoria del concurso Fundación de la Ciudad de Matanzas.

Los senderos despiertosLos senderos despiertos, es un volumen concebido a partir de una deliberada pluralidad estética y composicional, de una vocación transgénerica palpable que elude la tentación de indagar complacientemente en sus múltiples bifurcaciones y recodos. La escritura de Daniel Díaz Mantilla se asienta en esa zona deslumbrante y subversiva en la que la poesía trasciende nuestros afanes taxativos para mostrarnos algunos de esos "senderos" que, aún sinuosos al final, conducen siempre a ese centro vulnerable, misterioso, ineludible: nosotros mismos.

 
Cavilaciones

1

¿Cómo puede la tristeza
hundirse tanto en el pecho hasta apagarlo?
Como una roca al alba
es el corazón del hombre que se olvida de amar:
frío en su letargo, casí inmovil.
Pero sobre la gélida roca pone la noche el rocío
para recibir el sol.

2

¿Cómo puede uno fundirme a la estructura, ser parte
de una red que ata y conmina en lo profundo,
y al mismo tiempo conserva un espacio para sí?
La poesía, ¿es un soto interior asediado, una trinchera?
El mar...¿ Todavía recuerdas el mar, el viejo mar de tu infancia?

--------------------------------------------------------------------------------------------

Como un niño

Como un niño que se hizo de leyendas,
heredero de esos viejos sueños
que el tiempo hundió en el polvo y la ignorancia,
repitiendo antiguos ritos,
sigue el hombre.

--------------------------------------------------------------------------------------------

En estos días

En estos días el fruto se recoge con dolor después de la tormenta.
Vuelves a ser como el corcel atascado en la marisma,
como la flor que se marchita infecunda.
Son días de herrumbre y musgo, de sangre y soledad entre los hombres,
largos días de inercia cuya única virtud es que te acercan a ti mismo.

--------------------------------------------------------------------------------------------

Todos

Todos te tienen,
pobre animal asustado
entre la pompa y la reverencia.
Todos te adulan aunque intentes ser quien eres.
¿Y quién eres?
Todos te hicieron, marioneta bruja de sonrisa tímida.
Todos te aplauden el chiste, y en sus miradas
¿qué ves?

--------------------------------------------------------------------------------------------

Nosotros

Nosotros
ingenuos hijos de padres ingenuos,
que desterramos los ángeles
a cambio de estas ciudades veloces,
clones exactos de la norma; bien numerados,
¿tenemos todos derecho a un alma?

--------------------------------------------------------------------------------------------

El forraje y el corral

He visto a los poetas pasarse a la política
abrumados de silencio y soledad,
antiguos rebeldes reptar y hacer cabriolas
por un sitio a la sombra de su antiguo opresor.
He visto al ángel alejarse,
el ojo ayer agudo ya ciego entre el brillo y la ovación.
Hay afortunados que añoran la pobrea de los otros,
hay leones que envidian el forraje y el corral.

--------------------------------------------------------------------------------------------

Daniel Díaz Mantilla (La Habana 1970)
Licenciado en Lengua Inglesa. Narrador, poeta y ensayista.
Ha publicado - entre otros - Las palmeras domésticas, (narrativa, Premio Calendario 1996), en trance (Narrativa, Premio Abril 1997), Templos y turbulencias (Poesía,2004), Regreso a Utopía (Novela,2007)