Marilyn BobesTriste oficio

Poetisas, dijeron
Serán tibias
y falsas
y pequeñas.
Aunque seres livianos,
no tomarán altura porque son imperfectas.
Pero si alguna toca en la palabra
como el burro en la flauta
postulemos que es mucho hombre esa mujer
y no
que es mucha mujer un ser humano.
(No una mujer nacida de la sombra
donde seremos siervos o señores.)
Y pensemos después cómo callarla.

............................................................................................................

Los amores cobardes

Ah los amores
                    cobardes
Son
      como las canciones finlandesas:
deben tener su encanto.
Amables
             instruidos
a veces hasta conversan.
Reciben los miércoles
                                de 7 a 10
y descansan
                 los fines de semana.
Guardianes de la cordura
piensan que hacen el bien
                                      y son inteligentes
porque son incapaces.
Ah los amores
                     cobardes
con su carga de bienes gananciales
y esposas indefensas.
Se asoman a los balcones de la vida
ven pasar a los locos y no saben.
Ah los amores
                     cobardes
que no llegan
                   a amores
que se quedan
que se quedan
                      definitivamente
                                            allí.

............................................................................................................

Historia de amor contada por una de las partes

Nos conocíamos bien
pero nos perdonábamos.
Tú decías amar mi pelo largo
y esta costumbre de leerte versos
que por entonces creía memorables.
Luego fui demasiado complicada.
Teorizaba mucho
y no aprendía a cocinar.
En una palabra:
te faltaba el cariño necesario.
Todavía pregunto de qué cariño hablabas.
Qué revisión de causa te hizo creer
que el amor tiene fórmulas
y leyes postuladas por refranes.
Todavía pregunto de qué cariño hablabas
y me duele cambiarte por palabras
en esta noche en que me siento
a teorizar conmigo
mientras afuera llueve
y tú
sentado ante la mesa de otra casa
esperas  el café
que una mujer
de pelo corto
te prepara.


Marilyn Bobes
Poeta y narradora nacida en La Habana, Cuba, en 1955. Premio "David" de poesía la colección de poemas titulada "La aguja en el pajar" (1979). Premio Casa de las Américas con su libro de cuentos "Alguien tiene que llorar" (1995).